LA FAMILIA ES UN DON DE DIOS

21Este año tuve una de las experiencias más maravillosas de mi vida, Dios me dio la oportunidad de asistir al VIII Encuentro Mundial De Las Familias, el cual se realizó en Filadelfia, Estados Unidos el pasado 21 de septiembre. Es mi deseo compartir con todos ustedes, queridos lectores, algunos aspectos importantes de mi experiencia, que espero les sirvan, como a mí, para iniciar un proceso que nos permita salvar nuestras familias de los peligros del mundo actual.

Rosanne Serrano Ceballos
Psicóloga Clínica U. El Bosque

 


Hace varios meses, durante el desarrollo de las actividades correspondientes a la comunidad de pareja en la Iglesia Inmaculada Concepción de Melgar, el señor párroco, padre Orlando Salazar, nos invitó a participar en un evento supremamente importante convocado por el Santo Padre; “en el que miles de familias de los 5 continentes se reúnen para compartir, dialogar, orar y profundizar sobre aspectos importantes del papel de la familia cristiana, como Iglesia Doméstica y unidad base de la evangelización y de la sociedad” (Catholic.net, 2009). El VIII encuentro se realizaría en Estados Unidos y su lema sería “‘’El amor es nuestra misión: La familia plenamente viva” (Aciprensa, 2015). Aun cuando nos parecía lejano, quedamos con la inquietud. Sin embargo, lo que finalmente me impulsó a tomar la decisión de asistir al encuentro, fue una serie de cuestionamientos que venía haciéndome en relación a mi misión como madre, como esposa, como hija, como profesional y como ser humano. Preguntas tales como: ¿Estoy cumpliendo el plan de DIOS en mi vida? ¿Estoy formando a mis hijos con temor a Dios,principios y valores sólidos que les permitan enfrentar todas las confusiones que les presenta el mundo través de los medios de comunicación,
(el televisor, la radio, las redes sociales como Facebook, WhatsApp), donde les disponen como verdades únicas y absolutas comportamientos inadecuados que solo les generan vacíos emocionales? ¿A través de mi profesión he servido y he cumplido realmente el plan de DIOS?
En medio de este proceso de discernimiento y viendo un programa de televisión en la cadena Eternal Word Television Network EWTN, me conmovió una familia argentina que estaba siendo entrevistada por su proeza de viajar al encuentro mundial de las familias en carro desde Argentina. Ellos viajaban con sus cuatro hijos pequeños, y llevaban seis meses viajando. En su entrevista contaban sus experiencias y las enseñanzas en principios y valores que
experimentaban a través de la convivencia diaria. Al igual, manifestaban la gratitud inmensa que sentían con familias de diferentes países que los acogieron y les dieron posada durante el recorrido; resaltaban la generosidad, el compañerismo, la colaboración de muchas personas, contrario a lo que el mundo les mostraba, egoísmo y falta de solidaridad.
Al ver el testimonio de esta hermosa familia siento el deseo más fuerte de asistir al encuentro, aun cuando solo faltaban cuatro días para iniciar del evento y las inscripciones estaban cerradas desde el mes de abril. Contra todo pronóstico, con la gracia de Dios y el apoyo incondicional de mi esposo, luego de muchas coordinaciones me integré
a la comitiva de la Conferencia Episcopal de Colombia que asistía al evento, compartiendo el viaje con los miembros de la Iglesia Católica encargados de la pastoral de familia en diferentes partes del país. Al pensarlo ahora entiendo que los caminos de DIOS son de infinita misericordia y que ÉL se encarga de todo cuando realizamos su voluntad.
Fueron cuatro días de actividades, conferencias, exposiciones, misas, con eventos en diferentes idiomas y familias de todo el mundo. Luego, el sábado se realizó el Festival de las familias, con asistencia de su santidad Francisco y terminó el evento el domingo con la Santa Misa Papal. En el congreso, se trataron muchos temas importantes y relevantes en nuestras vidas, como lo es el significado real de la familia, por qué es importante la familia, por qué la familia es una escuela del amor, por qué el matrimonio es una vocación, por qué la familia es la base de la sociedad y las razones por las que vale la pena conformar una familia, entre otros.
Sentí que cada vez que escuchaba las diferentes conferencias, se iba quitando en mí la ceguera de la que habla Jesús en las sagradas escrituras (Lucas 4, 18), hay tantas cosas que me parecían normales pero que tienen una connotación terrible. Uno de los temas que más me impactó, fue el cómo las familias están siendo atacadas de diferentes maneras, algunas sutiles o presumiblemente justificables. Como cuando nos venden que el aborto se justifica al realizarse por razones que se dicen humanitarias, violaciones o malformaciones, acabando con una vida en el vientre materno, convirtiéndolo en un cementerio; no entendemos que fue hecho por DIOS para dar vida. También nos quieren convencer de dejar a nuestros ancianos en lugares donde supuestamente los pueden atender adecuadamente; sin explicar que de esta forma acabamos con el compartir en familia la sapiencia y la experiencia enriquecedora de las personas mayores, librándonos de paso de la responsabilidad de cuidar a nuestros mayores. Por
otra parte, con el disfraz de una generosidad mal interpretada, evitar el sufrimiento de otras personas, se utiliza
la eutanasia para dar una muerte al prójimo sin la menor muestra de remordimiento ni responsabilidad. Así
mismo, se nos bombardea continuamente con los “derechos de las minorías”, haciendo mal uso del concepto
“Matrimonio” para dar apariencia de legalidad a las uniones entre personas del mismo sexo, y permitiendo la
adopción de niños por parejas homo-parentales; siendo indiferentes a los estudios realizados científicamente comprobados, que muestran los problemas emocionales que sufren los niños que viven bajo estas condiciones.
Finalmente, las nuevas teorías de “ideología de género” donde se manifiesta que no nacemos hombre ni mujeres, sino que debemos decidir que queremos ser, contraviniendo toda evidencia con la soberbia y el narcicismo de algunos pseudo-intelectuales. Estos ataques a la familia los vemos incesablemente en la televisión, en las noticias, en las películas, en las propagandas, las escuchamos en la radio, las comentamos con la familia, amigos y vecinos, y sin darnos cuenta nos adormecemos y nos volvemos indiferentes a esta realidad. Amigos, la familia es un don de Dios y es la base de la sociedad; ¡Jesús siendo Dios decidió nacer en el seno de una familia! Tenemos la responsabilidad
de salvaguardar las familias, entre todos podemos enfrentar los ataques y tener una sociedad diferente, como Di os lo hizo desde el principio de acuerdo a la Sagrada Biblia “En la cultura bíblica se encuentra una familia patriarcal constituida por el padre, la esposa, los hijos solteros, los parientes y los siervos que por lo general se llaman hermanos”. Gen. 2,24; 50,8; Lev 25,10. “Gran parte de las reflexiones consignadas en los Libros Sapienciales son fruto de una pedagogía y una filosofía profundamente religiosa, que tuvieron su origen y desarrollo en la familia”. Deut 6, 7; Prov. 17,6; Eclo 3,11. El Nuevo testamento reafirma esa rica tradición y la potencia dándole una relación con DIOS como Padre como Cristo como esposo. Luc 5,2-25; 6,1- 4.“Las grandes soluciones surgen en tiempos de crisis”.


Estos ataques a la familia los vemos incesablemente en la televisión, en las noticias, en las películas, en las propagandas, las escuchamos en la radio, las comentamos con la familia, amigos y vecinos.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*