Familia: ¡Aprovecha tus talentos al máximo!

John MacArthur, reconocido escritor afirmo: “Los verdaderos líderes son aquellos que se vuelven devotos de una disciplina personal y aprovechan sus dones al máximo pues saben que el precio de la victoria es la disciplina. Esto significa auto control, sacrificio y esfuerzo”. En cualquier actividad aquellos que sobresalen tienen un profundo deseo de triunfar, para ello desarrollan 3 cualidades: 1. Realizan sacrificios que asombran; 2. Cultivan sus disciplinas personales y 3. Desarrollan hábitos exitosos. Estas cualidades se conocen como auto disciplina o dominio propio, las cuales para un verdadero líder, han de convertirse en un estilo de vida, para transformar su vida interior y posteriormente su entorno. El verdadero líder, sabe que si no lo hace fracasara y perderá la influencia en quienes que desea impactar. Para el líder servidor, el auto disciplina se convierte en una pasión que lo hace actuar más por valores absolutos que por deseos emocionales.

La pregunta que surge es: ¿cómo podemos desarrollar y trabajar la autodisciplina? Sin un orden preestablecido, presento algunas sugerencias:

  1. Conviértase en una persona organizada. Establezca prioridades y ordenarlas según su propósito de vida. Ajuste el tiempo para ejecutarlas todas. Comience con lo más difícil o lo menos deseable, al principio es cuando más energía se tiene. Ponga orden a su mundo interior para vivir en un ambiente que luzca ordenado.
  2. Sea un excelente administrador del tiempo. Al ordenar su tiempo, podrá ordenar el resto de los aspectos de la vida. Establezca un plan y !sígalo! no lo postergue para después. Las personas que manejan adecuadamente el tiempo son consideradas personas de confianza y carácter.
  3. Durante el tiempo libre desarrolle maneras de edificarse más que de entretenerse. A todos nos gusta el tiempo libre, el reto consiste en saber como aprovecharlo. Haga actividades que alimenten el espíritu más que los sentidos. Cultive la humildad, el arrepentimiento, el perdón y la integridad. Estos espacios ayudan a construir el carácter que necesita quien desee afrontar y salir victorioso de los frecuentes y duros desafíos que plantea la sociedad moderna.
  4. Preste atención a los pequeños detalles. Si quiere ser una persona disciplinada, es necesario desarrollar el hábito de poner las cosas en su lugar, los detalles con frecuencia son importantes. Cuando se esfuerza en las cosas pequeñas, será posible que pueda lograrlo en las cosas grandes.  Al contrario, pasar por alto las pequeñas cosas con frecuencia también causa fracasos en las cosas grandes.
  5. Acepte responsabilidades. La gente que asume responsabilidades se compromete y hace las cosas. Entonces
    cuando vea algo que necesita hacerse, ¡hágalo! Cultive un corazón con actitud de servicio a los demás. Busque maneras de usar sus talentos y recursos para beneficiar a otros. Mantenerse desocupado promueve una vida desorganizada e indisciplinada.
  6. Una vez que comience algo: ¡Termínelo! Dejar pendientes es una muestra de una vida indisciplinada, aprenda a planear y a ejecutar, pero cuidado, no se puede rendir al primer escollo, busque alternativas de solución más que de rendición.
  7. Mantenga su palabra. Sea prudente con su boca, no prometa o no diga aquello que no puede cumplir. Haga de sus palabras un compromiso inquebrantable. “Cuando te inunde una enorme alegría, no prometas nada a nadie. Cuando te domine un gran enojo, no contestes ninguna carta”.
  8. ¡De vez en cuando dígase NO! Controle sus propios deseos y cultive  disciplinas sanas para el cuerpo, el espíritu y para el alma. Rompa con aquellas rutinas que lo mantienen en su zona de confort teniendo cuidado de no salirse de la zona de habilidad.

El verdadero líder cultiva a diario sus auto-disciplinas pues sabe cuál es su misión y trabaja para ella. Aquel que quiera triunfar no puede salirse de la carrera a la mitad. Debe presionar a pesar del dolor, o del cansancio, sin importar la lesión, en contra de la oposición y en medio de toda clase de pruebas, el éxito del esfuerzo alegra el espíritu.

El líder servidor tiene que buscar dentro de sí mismo y encontrar la forma de seguir adelante cuando la derrota parece inminente. Si se rinde o abandona la carrera antes de tiempo, entonces todo abra terminado. Sus disciplinas personales lo volverán un atleta de la vida ¡aprovechar tus talentos al máximo!

Farid Estefenn Uribe

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*