Fiestas Febrero

FEBRERO 2: La Presentación del Señor

En este día Jesucristo nuestro Señor fue presentado en el templo como un niño igual a los demás. La presentación del Señor es lo mismo que su consagración al Padre. Dijo Dios a Moisés: “Conságrame todo primogénito israelita; el primer parto, lo mismo de hombres que de ganados, me pertenece … Cuando mañana tu hijo te pregunte ‘¿Qué significa esto?’, le responderás: ‘Con mano fuerte el Señor nos sacó de Egipto… Por eso yo sacrifico al Señor todo primogénito macho de los animales. Pero a los primogénito de los hombres, los rescató’ (Ex 13,1-16). De nuestra Señora la Virgen María que, en su humildad se consideraba como una mujer más sin privilegios, se conmemora también su Purificación, de acuerdo a la ley de Moisés (Lv 12, l~). La más hermosa meditación de estos hechos nos la hace el evangelista san Lucas en el capítulo 2, 22-38: Transcurrido el tiempo de la purificación de María según la ley de Moisés, ella y José llevaron al niño a Jerusalén para presentarlo al Señor, de acuerdo a lo escrito en la ley: Todo primogénito varón será consagrado al Señor, y también para ofrecer, como dice la ley, un par de tórtolas o dos pichones.

FEBRERO 11: Nuestra Señora de Lourdes

101La Santísima Virgen María se apareció 18 veces a una humilde jovencita de 14 años, Bernardita Soubirous, en la gruta de Massabielle, desde el 11 de febrero hasta el 16 de julio de 1858. El 25 de marzo reveló la Madre celestial su nombre, a petición del párroco, todavía escéptico, y manifestó a la niña: “Yo soy la Inmaculada Concepción”. La jovencita no sabía qué significaban esas palabras, pues apenas 4 años atrás habían sido comunicadas, como dogma de fe al mundo católico por su santidad Pío IX. Con estas palabras, la Iglesia había declarado la incomparable excelencia de María por encima de todas las criaturas, por la gracia de Dios, y en previsión de los méritos de Cristo redentor. Todas las apariciones de María en la historia de la salvación, después de la muerte de los apóstoles, son revelaciones privadas. La Iglesia muy pocas veces ha distinguido estas apariciones con algunas fiestas litúrgicas, porque a veces, las apariciones estaban dedicadas a personas particulares y sus mensajes. No podían tener la fuerza de obligatoriedad de un dogma definido. Sin embargo, es menester considerar que el misterio de Cristo es inagotable y en cada siglo surge un nuevo camino para comprender mejor los infinitos tesoros de Cristo y de su Iglesia. María y los santos han prestado sus servicios para hacer comprender a los hombres esa magnificencia, apareciéndose a personas escogidas de una especial humildad. El milagro de Lourdes tuvo, en estas circunstancias, una importancia universal y a la vez dejó un mensaje profundamente bíblico. El hombre orgulloso, escéptico e incrédulo, necesita y consigue su cu-ración sólo por intervención divina. Y esto Dios lo concede así lo confirman las palabras de María en Lourdes por la oración y la penitencia.

FEBRERO 14: Santos Cirilo y Metodio, apóstoles de los eslavos

Cirilo + 869 Metodio + 885 Los dos hermanos de Tesalónica, nacidos alrededor del año 827, que hicieron sus estudios en Constantinopla, no pudieron ser pasados por alto ni aun en esta brillante metrópoli del Bósforo. Cirilo, el filósofo y sobresaliente conocedor de lenguas, siendo todavía joven y apenas consagrado sacerdote, obtuvo un doble profesorado mientras que su hermano mayor, Metodio, subió escalón por escalón, por su propio esfuerzo, en el servicio público y fue nombrado gobernador de una provincia eslava. Pero Dios tenía otros planes para ellos. Él mandó a Cirilo en el año 860, por medio de la emperatriz Teodora, hacia el sur de Rusia con las tribus paganas y ahí se comprobó que aquel antiguo erudito había logrado dominar, por medio de su inteligencia y su energía, a un pueblo medio salvaje de las estepas y lo había conducido hacia el cristianismo. Metodio, quien desde el año 840 se había retirado del servicio público y había entrado como sencillo hermano lego en un monasterio en la montaña del Olimpo, acompañó a Cirilo a Rusia, y participó en sus éxitos misioneros Cuando concluyeron su misión, condujo a Cirilo a su querido monasterio de Polícrón. En celdas contiguas ayunaron e hicieron penitencia los dos hermanos, retirados completamente del mundo; sin embargo, en sus corazones ardía el fuego para llevar la palabra de Dios, también a otros pueblos eslavos.

FEBRERO 21: San Pedro Damián, obispo y doctor de la Iglesia, 1007-1072

Pedro Damián, al morir sus padres fue tratado muy mal por un hermano suyo. La siguiente anécdota narra el carácter noble del muchacho: se encontró una pequeña moneda, que le pareció una fortuna y se la entregó a un102 sacerdote para que celebrara una misa por su padre difunto. Su hermano mayor, Damián, ya ordenado sacerdote, lo rescató por fin de su situación miserable, y se hizo cargo de él, lo ayudó en sus estudios, hasta que pudo ocupar el cargo de profesor en Ravena. Pedro, en agradecimiento a su hermano, tomó su nombre: Damián. Pedro Damián nació en 1007 y le tocó vivir una época de inmoralidad y degeneración, tanto dentro como fuera de la Iglesia. Desde joven tenía el deseo de hacerse santo. Toda su vida está impregnada de esta exigencia: La santidad es posible y es necesaria para cada miembro del cuerpo místico de Cristo, que es la Iglesia. A los 28 años entra, en el convento de Fonte Avellana, en donde san Ronaldo (950-1012) había reformado la regla benedictina buscando una mayor austeridad, con flagelaciones y otras penitencias físicas. Nuestro santo se enfermó gravemente en el convento y sufrió insomnio, probablemente por la práctica de excesivas vigilias. Por sus virtudes, los ermitaños lo eligieron abad. Con ese mismo espíritu de humildad y de entrega a la observancia de los consejos evangélicos, fundó otras cinco comunidades de frailes. Estos conventos se convirtieron en centros ejemplares de renovación. Varios sumos pontífices llamaron a Pedro Damián, en contra de su voluntad, al servicio de la Iglesia para aprovechar sus dotes extraordinarias.

FEBRERO 22: Cátedra de San Pedro

103Al visitar la basílica de san Pedro en Roma, muchos fieles se acercan a besar el pie derecho de una estatua de bronce, colocada junto al muro derecho de la nave central y que representa al primer Papa, sentado en la Cátedra, símbolo de su autoridad e infalibilidad. No lejos de este lugar se encuentran las grutas de San Pedro y, en el subsuelo, el cementerio pagano con sus pasillos estrechos, en donde fue sepultado Pedro después de su martirio. Es posible que el mismo 22 de febrero sea el día de su entierro, ya que el 29 de junio, es la fecha de la traslación de los cuerpos de San Pedro y san Pablo a las catacumbas de Calixto en el 258, durante la persecución de Valeriano. Cuando se depositaban los restos de un difunto, se acostumbraba celebrar una comida conmemorativa con una silla vacía que representaba la presencia espiritual del hermano que el Señor había llamado.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*