La guerra y la pobreza no pueden verse como cosas “normales”, advierte Papa Francisco

El Papa Francisco habla del gran amor de Dios que abraza a cada uno a pesar de sus pecados

VATICANO, 08 Ene. 16 / 05:34 am (ACI).- El amor de Dios es infinito y no tiene límites. Así de concreto fue hoy el Papa Francisco en la homilía de la Misa que celebró en la Casa Santa Marta a primera hora de la mañana, donde explicó que Dios espera a cada persona para abrazarla tal cual es, por muy pecadora que sea. “¿Para qué nos espera?”, se preguntó. “Para abrazarnos, nada más. Para decir: ‘Hijo, hija, te amo. He dejado que crucificaran a mi Hijo por ti; este es el precio de mi amor’. Este es el regalo de amor”, reflexionó el Papa. Francisco comentó la primera lectura de la liturgia del día, del apóstol San Juan, que habla sobre los dos mandamientos principales de la vida: el amor de Dios y el amor al prójimo y señaló que la certeza de que “el Señor me espera, el Señor quiere que abra la puerta de mi corazón” hay que tenerla “siempre”, y si alguno tuviera el escrúpulo de no sentirse digno del amor de Dios, “es mejor, porque Él te espera, así como tú eres, no como te dicen que deber ser”. “Vayan al Señor y digan: ‘Pero tú sabes Señor que te amo’. O si no siento decirlo así: ‘Tú sabes Señor que quisiera amarte, pero soy muy pecador, muy pecadora’. Y Él hará lo mismo que ha hecho con el hijo pródigo que ha gastado todo el dinero en los vicios: no te dejará terminar tu discurso, con un abrazo te hará callar. El abrazo del amor de Dios”. El Santo Padre meditó sobre el significado de la palabra “amor”, “que se usa muchas veces y no se sabe, cuando se utiliza, qué significa exactamente”. “¿Qué es el amor? A veces pensamos en el amor de las telenovelas, no, ese no parece amor. O el amor puede parecer entusiasmo por una persona y después… se apaga”. “¿De dónde viene el verdadero amor? Todo el que ama ha sido generado por Dios, porque Dios es amor”, explicó.

Francisco apuntó que Dios ama “primero”, como se observa en el Evangelio del día que narra la multiplicación de los panes y los peces. Ahí –dijo el Papa– Jesús tiene “compasión” de la gente, algo distinto a “tener pena”. “El amor que Jesús tiene para las personas que le rodean lo lleva a “sufrir con ellos, a participar en la vida de la gente”. “Cuando104 tenemos algo en el corazón y queremos pedir perdón al Señor, es Él el que espera para darnos el perdón”, añadió. Francisco aprovechó también para recordar que se está celebrando el Jubileo de la Misericordia y su significado es precisamente este: “nosotros sabemos que el Señor nos está esperando, a cada uno de nosotros”.

VATICANO, 03 Ene. 16 / 08:03 am (ACI/EWTN Noticias).

– Luego de presidir el rezo del Ángelus en el segundo domingo después de Navidad, el Papa Francisco invitó a los fieles a conocer más a Jesús y para ello les recordó un consejo que ha dado varias veces: Llevar siempre un pequeño Evangelio en la cartera o en el bolsillo y leer cada día un pasaje. Ante miles de fieles reunidos en la Plaza de San Pedro, el Papa renovó en este primer domingo del año “todos los deseos de paz y de bien en el Señor”. “¡En los momentos alegres y en aquellos tristes, confiemos en Él, que es nuestra misericordia y nuestra esperanza!”, aseguró. “También recuerdo –indicó-, el compromiso que hemos asumido el primer día del año, Jornada de la Paz: ‘Vence la indiferencia y conquista la paz’; con la gracia de Dios, podremos ponerlo en práctica. Y recuerdo también ese consejo que muchas veces les he dado: todos los días leer un párrafo del Evangelio, un pasaje del Evangelio, para conocer mejor a Jesús, para abrir nuestro corazón a Jesús, y así podemos hacerlo conocer mejor a los demás”. Francisco afirmó que “llevar un pequeño Evangelio en el bolsillo, en la cartera: nos hace bien”. “No se olviden: cada día leamos un pasaje del Evangelio”, alentó.

El Papa Francisco ofrece 7 claves pa ra entender el Jubileo de la Misericordia

ROMA, 02 Dic. 15 / 12:08 pm (ACI). – Varias son las razones por las que el Papa Francisco decidió convocar el Jubileo Extraordinario de la Misericordia que se celebrará desde el próximo 8 de diciembre, Solemnidad de la Inmaculada Concepción, al 20 de noviembre de 2016, Solemnidad de Cristo Rey. En una nueva entrevista concedida a la revista italiana “Credere”,  el Santo Padre dio las estas siete claves:

1– Pablo VI acentuó con fuerza el tema de la misericordia y fue Juan Pablo II el que lo subrayó con la Encíclica “Dives in Misericordia” (sobre la misericordia divina). A su vez, San Juan Pablo II canonizó a Santa Faustina Kowalska, quien recibió el encargo de Jesús de promover la devoción a la Divina Misericordia. El Santo polaco instituyó además la Fiesta de la Divina Misericordia en la Octava de Pascua.

2– Francisco afirma que de esta manera retoma “una tradición relativamente reciente, si bien siempre ha existido”. “Me he dado cuenta de que se debía hacer algo para continuar esta tradición”, explica en la entrevista.

3– En su primer Ángelus, después de haber sido elegido nuevo sucesor de Pedro tras el Cónclave, habló de la misericordia. “También en mi primera homilía como Papa, el domingo 17 de marzo en la parroquia de Santa Ana, hablé de la misericordia”, asegura. Por tanto, “no ha sido una estrategia, me ha venido de dentro: el Espíritu Santo quiere algo”.

4– El Papa considera que “es obvio que el mundo de hoy tiene necesidad de misericordia, tiene necesidad de compasión”. “Estamos habituados a las malas noticias, a las noticias crueles y a las atrocidades más grandes que ofenden el nombre y la vida de Dios. El mundo tiene necesidad de descubrir que Dios es Padre, que tiene misericordia, que la crueldad no es el camino”.

5– El Santo Padre propone el Jubileo como una ayuda a las personas que están heridas y destruidas y recuerda la imagen “de la Iglesia como un hospital de campaña después de la batalla”.

6– El Año Santo quiere mostrar también el perdón y la reconciliación. “He sentido que Jesús quiere abrir la puerta de Su corazón, que el Padre quiere mostrar sus entrañas de misericordia, y por eso nos manda el Espíritu: para moverse y para movernos”, revela.

7– Las situaciones de conflicto y violencia que se viven en la actualidad en muchos lugares del mundo hacen que se cometa “un sacrilegio contra la humanidad, porque el hombre es sagrado, es la imagen del Dios vivo”. “Entonces el Padre dice: ‘deténganse y vengan a mí’. Esto es lo que yo veo en el mundo”, explica Francisco.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*