Desde el ahorro hasta la libertad financiera (I)

Con este breve texto quiero animar a todos a comprender los siguientes puntos:

  1. LA SALVACIÓN QUE DIOS NOS QUIERE DAR ES INTEGRAL, HACIA EL PLENO CONOCIMIENTO DE LA VERDAD (I TIM 2, 4): SALVACIÓN ESPIRITUAL, FÍSICA, MENTAL Y ACADÉMICA.
  • Ser libres del pecado que esclavizay nos aleja del amor de Dios;
  • Ser libres de la miseria y de las penurias por la falta de recursos económicos y de una salud plena;
  • Ser libres de prejuicios, agüeros, etc., con una mente sana y llena de paz y de felicidad; y
  • Ser libres de la ignorancia, por medio de un continuo proceso de educación,

Porque el Señor nos pide SER PERFECTOS, COMO NUESTRO PADRE CELESTIAL LO ES (Cf. Mateo 5, 48). Si somos hijos de Dios debemos aceptar vivir como sus verdaderos hijos: aceptando la voluntad del Padre Celestial.

  1. ES NECESARIO NO CONFUNDIR SER “POBRE” (SIN MUCHAS RIQUEZAS), CON SER “POBRE EN EL ESPÍRITU” (PRIMERA BIENAVENTURANZA, EN MT 5, 3). No creer que para salvarse es indispensable ser pobre, y que los ricos no pueden entrar en el Reino de los Cielos. Ser pobre en el Espíritu significa que el corazón no esté apegado a los bienes materiales, sino a Dios a quien se debe amar sobre todas las cosas (primer mandamiento, en Dt 6, 5), se tenga o no se tenga dinero. Job nos enseña que lo que tenemos es del Señor, pues él habiendo sido un hombre próspero en riquezas, salud e hijos, quedó sin nada, aun sin salud. Y confió en Dios, diciendo: “Desnudo salí del vientre de mi madre y desnudo volveré allá. El Señor me lo dio, el Señor me lo quitó, bendito sea su Santo Nombre (Cfr. Job, 1, 6-22), es decir, que somos administradores y que el Dueño es el Señor de los Cielos.
  2. JESÚS NOS ENSEÑA: “MAS BUSCAD PRIMERAMENTE EL REINO DE DIOS Y SU JUSTICIA, Y TODAS ESTAS COSAS [COMIDA, BEBIDA, ROPA; VEA VERSÍCULO 25] OS SERÁN AÑADIDAS” (Mat. 6, 25-33). Estas añadiduras son tan necesarias que el mundo se ha batido en guerras por ellas, cuando se ha creído el dueño de ellas, sin buscar que el Reino de Dios “reine” y no los imperios de cada época. Esas añadiduras son las que impelen a los hombres a madrugar y esforzarse cada día para procurarse su sustento y suplir las necesidades diarias. Porque no somos ángeles sino hombres también materiales. Y precisamente, la venida de Jesús, el Emmanuel, da sentido también la vida humana, con todo lo que ella conlleva, hasta el mismo dolor. Y si Jesús se preocupó principalmente por los pobres, enfermos y marginados, fue porque quería dar una mano y hacer menos difícil la vida humana. Y él no excluyó a los ricos, (Zaqueo, baja…que hoy quiero alojarme en tu casa, en Lc 19, 1-10), al contrario, los instó a arrepentirse, seguirlo y a no caer en el peligro de alejarse de Dios por las riquezas, pues “donde está tu tesoro allí está tu corazón (Mt 6, 19-23). El único tesoro importante es la vida Eterna.
  3. NO ES VOLUNTAD DE DIOS QUE SEAMOS POBRES NI MUCHO MENOS MISERABLES. TENEMOS UNA DIGNIDAD PROPIA: CREADOS “A IMAGEN Y SEMEJANZA DE DIOS” En Juan 10:10, Jesús dijo, “El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.” A diferencia de un ladrón, el Señor Jesús no viene por razones egoístas. Viene a dar, no a recibir. Viene para que las personas puedan tener vida en Él, que es significativa, útil, alegre y eterna. Recibimos esta vida abundante el momento en que lo aceptamos como nuestro Salvador. Existen muchos ladrones que llevan a la miseria, tales como el pecado, los vicios, las guerras, las malas políticas, la sociedad de consumo, la pereza, la ignorancia financiera, las falsas predicaciones en pro o en contra de la prosperidad, los créditos, el mal uso del dinero, la falta de ahorro, los robos, etc.
  4. ES BUENO SABER MÁS SOBRE LA RIQUEZA Y APRENDER ALGUNAS ESTRATEGIAS PARA ACERCARSE A ELLA, SIN VERLA COMO ALGO PECAMINOSO, SINO COMO UN MEDIO PARA HACER MÁS DIGNA LA VIDA. Dios quiere que disfrutemos de esta hermosa creación, cuando puso al hombre en el Paraíso y lo puso para su servicio y usufructo (Cfr. Gn 1, 26; 2). Aunque toda esta riqueza entró en conflicto con el pecado del hombre, y muchos han sido las guerras por su causa (Caín y Abel en Gn 3). De ahí que es bueno aprender a relacionarse con el dinero. En cuanto al término “riqueza”, su significado es diverso: hay riqueza en salud, en ideas, en alegría, ternura, en liderazgo, etc. Pero, lo más común es que cuando se habla de riquezas, lo primero que viene a la mente son los bienes materiales. La riqueza material no se mide tanto por lo que se gana, sino por cuánto sobra cada mes o por el tiempo en que se puede vivir sin trabajar. Y aunque se puede trabajar toda una vida sin adquirir ventajas significativas en lo económico, la verdad es que se puede hacer un buen uso de los recursos adquiridos por medio del trabajo diario o del simple empleo, si se hace un buen uso del dinero.
  5. EL AHORRO ES LO FUNDAMENTAL PARA LA CREACIÓN DE RIQUEZA. CREAR ACTIVOS E INVERTIR, COMPLEMENTAN EL AHORRO. Coexisten con el ahorro otros factores importantes como la diversidad de alternativas o actividades para adquirir dinero (trabajo, negocios), para crear activos y para invertir. Es importante no depender sólo de una fuente de ingresos: es necesario crear, emprender, negociar: aprovechar toda ocasión para el negocio, sin olvidarse de las demás responsabilidades como cristiano católico. Ahorrar es el pago que una persona se hace a sí misma, de lo cual depende su futuro financiero y su verdadera riqueza material. Al recibir cada quincena o cada pago cada persona debe pagarse primero a sí mismo, es decir, ahorrar. Un hombre  que no ahorra está condenado a ser esclavo toda la vida del trabajo, a sabiendas de que algún día las fuerzas no irán más. Un hombre que ahorra, tendrá en cada centavo un esclavo que trabaja para él. Es necesario ahorrar ininterrumpidamente. El ahorro debe invertirse y reinvertirse. No deben tocarse las ganancias del ahorro, sino acumularlas poco a poco para que pueda crecer y dar la anhelada libertad financiera a largo plazo. LA PERSONA NO DEBE GASTAR TODO LO QUE RECIBE. Los activos son fuentes constantes de riqueza, pues producen riqueza sin la fuerza de trabajo ni el tiempo de su poseedor y sin su presencia; son un medio muy importante para producir riqueza. Un ejemplo de activo es una casa en alquiler, que cada mes produce dinero; o una vaca lechera, que cada día produce leche; o la compra de acciones por lo cual una empresa da una ganancia en el futuro próximo al dueño de las acciones. Es importante adquirir activos que alivien y mejoren la economía. Invertir es emplear una cantidad de dinero en un proyecto o negocio para conseguir ganancias. “En un sentido estricto, es el gasto dedicado a la adquisición de bienes que no son de consumo final, bienes de capital que sirven para producir otros bienes. En un sentido algo más  amplio la inversión es el flujo de dinero que se encamina a la creación o mantenimiento de bienes de capital y a la realización de proyectos que se presumen lucrativos”. Es claro tener cuidado a la hora de invertir, para evitar la pérdida de tiempo o de dinero.
  6. REFLEXIONAR SOBRE LO QUE SE PIENSA ACERCA DE LA RIQUEZA Es importante conocer lo que piensan los ricos, y los pobres, para mejorar la forma de pensar sobre la riqueza APRENDER LO QUE T. HARV EKER (2006) ACONSEJA PARA SUPERAR EL CICLO CERRADO DE LA POBREZA (ver referencias). Los invito, entonces, a tomar en serio esta reflexión y a decidirse a realizar acciones diferentes para obtener resultados diferentes.

Angel Ramiro Muñoz
Lic. en Filosofía

1 Comment on Desde el ahorro hasta la libertad financiera (I)

  1. muy buena entrada en donde demuestra que puede ir del ahorro a una libertad financiera lo cual es lo esperado por todo ser, puesto qeu podría conllevar con gran satisfacción un montón de actividades.

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*