Técnicas para desarrollar la creatividad y generar ideas

Dentro de las técnicas que propician la generación de ideas y la creatividad se pueden citar a la técnicas grupales (brainstorming, brainwritting, etc.) versus las individuales (mapas mentales, analogías, etc.); a las técnicas que generan ideas (SCAMPER) versus las técnicas para su selección (PNI); y, a otras técnicas creativas como seis sombreros, entre otras. Estas técnicas han sido clasificadas en función del número de personas participantes, y del objetivo a alcanzar, por ejemplo, la comprensión del problema existente, la generación de ideas cuando el flujo creativo es escaso, la selección de ideas existentes y la planificación de actividades. En cuanto al primer grupo es más común el uso de las técnicas grupales, dado que en una empresa los objetivos se consiguen por la acción grupal, donde se aúnan la inteligencia y la racionalidad de cada uno de sus componentes generando las llamadas sinergias. Asimismo, genera tolerancia entre los compañeros de trabajo y escucha activa respecto de las propuestas de éstos, favoreciendo la mejora de las propias propuestas. Otras razones por las que se utiliza en mayor medida las técnicas grupales son la visión más plural y enriquecedora en cuanto a experiencias grupales, la conciencia de grupo y la superación de obstáculos en el trabajo.

Entre las técnicas grupales más utilizadas para desarrollar la creatividad y generar ideas encontramos el brainstorming y el brainwritting. El brainstorming, conocido también como lluvia de ideas, consiste en registrar las ideas surgidas, de manera no sistematizada, de un grupo de personas, ideas que posteriormente serán discutidas y de las que se seleccionará una de ellas. Es una técnica básica y la mayoría de las técnicas de creatividad se basan en ella. El brainstorming favorece el trabajo en equipo, por lo que contribuye a la colaboración de distintas personas y equipos dentro de la empresa. Recomendada para resolver cualquier tipo de situación relacionada con la generación de gran cantidad de ideas. Aunque se la utiliza también de forma individual tiene una marcada connotación colectiva, dado que maximiza los resultados grupales.

El brainwritting es una variante del brainstorming donde las ideas de cada miembro del grupo son retroalimentadas por las del resto de participantes. Consiste en la utilización de varias hojas en las que se escriben el tema a analizar en la parte superior para, posteriormente, pasarlas a los integrantes de la dinámica de grupo para que registren sus ideas. Técnica de gran utilidad para obtener ideas innovadoras de grupos de trabajo que se enfrentan a problemas que afectan a proyectos concretos o a la buena marcha de la empresa. Recomendada para trabajar en grupos de personas que no se conocen entre sí o que no están familiarizados para participar en este tipo de actividades, dado que al escribir las ideas se observa una mayor predisposición del individuo que si se efectuase hablando en público. En cuanto a la técnica de creatividad individual de los mapas mentales se utiliza, como punto de partida, un concepto o palabra clave a la que se añaden ideas en forma de ramas de árbol. Técnica eminentemente gráfica en la que la jerarquía o las relaciones las decide el mismo individuo fijando el resultado o la forma del mapa. Al ser una técnica más visual facilita no sólo la memorización sino también la comprensión e interpretación de un problema complejo, mostrando relaciones e interconexiones entre ideas.

En lo que respecta al segundo grupo, la generación y la selección de ideas son las técnicas más utilizadas. La generación de ideas proporciona ideas en general o ideas innovadoras en particular. Mientras que se recurre a la selección de ideas cuando éstas fluyen normalmente o cuando se identifican o evalúan los resultados conseguidos. La técnica generadora de ideas más completa y eficaz es conocida como SCAMPER, y consiste en dar respuesta a siete preguntas preestablecidas que se originan en la misma palabra scamper, así: S de sustituir, C de combinar, A de adaptar, M de modificar, P de proponer nuevos usos, E de eliminar, y R de reordenar. Esta técnica se utiliza cuando el problema a resolver ya ha sido planteado. Por el lado de las técnicas de selección de ideas se utiliza el PNI que consiste en valorar las ideas para su posterior selección en función de la evaluación de tres aspectos: P de positivos, N de negativos, e I de interesantes. La finalidad de esta técnica radica en conocer, de cada idea objeto de análisis, los factores positivos y negativos para así facilitar la toma de decisiones sobre qué idea es la más adecuada para la empresa. Se la utiliza una vez superado el proceso creativo de generación de ideas, asimismo cuando se ha generado una primera selección o la evaluación ha de efectuarse sobre un número establecido de ideas.

Además de las técnicas señaladas anteriormente, existen otras que por sus características no se las considera en las clasificaciones anteriores, sin embargo también son eficaces tales como seis sombreros, analogías entre otras. Los seis sombreros corresponden a los distintos puntos de vista desde los que se puede examinar un problema, donde los integrantes del grupo utilizan a la vez cada sombrero o punto de vista para evaluar una situación concreta y así aportar ideas en el proceso de toma de decisiones. Al analizar el problema desde distintas perspectivas, y estudiar los pros y los contras del mismo, se aprovecha la creatividad de cada participante y se evita que éstos se desvíen del análisis en cuestión. También impide que las reuniones se alarguen innecesariamente debido a las continuas réplicas.

Las analogías se definen, según  la Real Academia Española, como la “relación de semejanza entre cosas distintas”. Si la entendemos desde el punto de vista de la creatividad consiste en crear ideas a partir de la generación de asociaciones de conceptos que de forma tradicional no se encuentran relacionados. Esta técnica se utiliza cuando las ideas no son bastante innovadoras o el proceso creativo se encuentra estancado. Los resultados de la utilización de cualquiera de las técnicas creativas señaladas anteriormente serán más positivos si se permite la sugerencia de cualquier tipo de idea por muy absurda e ilógica que parezca, y si se genera gran cantidad de ideas. No existe idea mala, cualquier idea puede conllevar a otra idea y ser el origen de una innovación relevante para la empresa. Adicionalmente, deberá contarse con un espacio adecuado, una pizarra y estar, por lo general, sentado en semicírculo.* Para finalizar amigos emprendedores os dejo, para vuestra reflexión, con la frase del reconocido experto en innovación y creatividad en los negocios John Kao: “La fantasía y la imaginación dirigidas son los mejores caminos para una mente enfocada”.

María del Carmen Sáenz Granja
PhD. en Economía

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*