DOMINGO DE RAMOS

Barranquilla Abril 01 de 2012. Con la bendición de los ramos que simboliza la entrada de Jesús a Jerusalén, la iglesia católica inicia la semana de pasión o semana santa la más importante de las fiestas cristianas, la parroquia de San Nicolás y San Jose se realizo la bendición a los asistentes, en la foto el parroco Juan Alberto Cardenas. Foto. Carlos Capella/El Tiempo. Crédito: CEET Fotógrafo: CARLOS CAPELLA

DOMINGO DE RAMOS

La semana Santa comienza con el Domingo de Ramos “de la Pasión del Señor”, que comprende a la vez el triunfo real de Cristo y el Anuncio de la Pasión. Tradicionalmente se han llevado los ramos de palma real, o en los últimos tiempos hasta las mismas palmas en pequeños materos y con ello se tiene un testimonio de la manifestación de fe que se hace en dicha procesión, esto sin descontar que algunos convierten estos signos hasta en amuletos y supersticiones que no convienen al robustecimiento de la feCatólica.
La celebración de este día comprende tres momentos, a saber: LaBendición de los Ramos, la cual ha de tener lugar en un lugar fuera del Templo, para ella hay que disponer con prontitud:

Barranquilla Abril 01 de 2012. Con la bendición de los ramos que simboliza la entrada de Jesús a Jerusalén, la iglesia católica inicia la semana de pasión o semana santa la más importante de las fiestas cristianas, la parroquia de San Nicolás y San Jose se realizo la bendición a los asistentes, en la foto el parroco Juan Alberto Cardenas. Foto. Carlos Capella/El Tiempo. Crédito: CEET Fotógrafo: CARLOS CAPELLA

a. Turiferario o Incensario encendido
y suficiente incienso
b. Ciriales encendidos
c. Cruz alta o procesional
d. Caldereta con agua y acetre o hisopo.
e. Misal Romano
f. Equipo amplificador
El Sacerdote, revestido con alba, cíngulo, estola de color rojo y capa Pluvial, que se dejara al terminar la procesión
y tomará la casulla para proseguir con la presidencia de la Santa Misa.

En Segundo lugar se desarrollará la procesión que conmemorará la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén, donde cinco días después los mismos que lo aclaman en ese día lo condenarán a muerte y muerte de cruz. Durante la procesión se cantaran vivas a Jesús el Cristo y cantos en honor a Cristo Rey, los mismos han de ser preparados con antelación por los responsables del coro móvil parroquial. El orden de la procesión será el siguiente: Precede el turiferario, luego dos ministros con los ciriales encendidos, sigue la Cruz alta o procesional adornada con palmas, luego el diacono, si lo hay, quien lleva el evangeliario, luego el sacerdote con los ministros y luego el pueblo, que lleva los ramos en sus manos. Se puede también hacer una entrada solemne, que inicia en el atrio o un sitio adecuado de la iglesia, donde se dirige el sacerdote con los ministros y un grupo de fieles que hagan visible la entrada conmemorada de Jesucristo
para el resto de los fieles. Mientras se dirige al lugar indicado se canta Hosanna u otro canto apropiado. Se procede a la Bendición de los ramos y la proclamación del evangelio que narra la entrada del Señor a Jerusalén.
Luego el sacerdote y los ministros y la representación de los fieles se dirigen en procesión solemne por el centro de
la Iglesia hasta el presbiterio, cantando cantos en honor de Cristo Rey. Al llegar al altar, el sacerdote lo venera de la manera acostumbrada, se dirige a la sede y omitidos los ritos iniciales de la Misa y según las circunstancias, el Señor, ten piedad, dice la oración colecta de la misa, que continua como de costumbre.
En las demás eucaristías, mientras el sacerdote llega al altar, se hace la conmemoración de la entrada del señor
en la ciudad de Jerusalén por medio de la entrada sencilla, se canta un himno que aluda a la entrada del Señor,
al llegar al altar, el sacerdote, lo venera y va a la sede y da inicio a la Misa como de costumbre.
Es en este día, donde tiene lugar la lectura de la Pasión, no se llevan cirios, ni incienso, se omite el saludo y la asignación del libro. La lectura está acargo de un diácono o, en su defecto, del mismo sacerdote. Puede también
ser encomendada a lectores laicos, reservando al sacerdote, si es posible, la parte correspondiente a Cristo.
Este año corresponde al Evangelio de San Lucas, por ser el ciclo C, acentúa el carácter de la misericordia y el amor Divinos. Su relato trata de poner en claro el amor del Padre por su Hijo y por la humanidad entera. No subraya,
como Marcos o Mateo, los cargos que pesan contra los discípulos, contra la multitud, los soldados o el sumo sacerdote.
El Maestro mira a Pedro después de su traición. Herodes y Pilatos se estrechan, por primera vez, la mano… A lo
largo del relato, la reconciliación aflora por todas partes, y el amor del Padre brota sin cesar en relación a su Hijo.
Por desconcertante que sea la prueba es también presencia de Dios. La cruz se hace signo de la misericordia divina,
y el poder de perdón que ella tiene se empieza a extender ya a todos.
Cabe anotar, que el Domingo de Ramos o de la Pasión del Señor, es de vital importancia como preparación a
la celebración de los misterios pascuales, por lo tanto no se trata de tener un ramo bendito independientemente de
toda la celebración, de esta forma se constituye en superstición, en amuleto, por el contrario hay que participar de toda la ceremonia sagrada, desde la misma bendición de ramos, la procesión y la santa Misa con la debida preparación y allí recibir la Sagrada Comunión con todos sus beneficios espirituales y Cristianos

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*