SEMANA MAYOR O SEMANA SANTA.

La Congregación para el Culto Divino, en la carta circular sobre la preparación de las Fiestas Pascuales, del 16 de enero de 1999, afirma que “durante la Semana Santa la Iglesia celebra los misterios de la salvación actuados por Cristo en los últimos días de su vida, comenzando por su entrada mesiánica en Jerusalén”. En atención a lo anterior, les invito recorrer cada uno de los días de la Semana Mayor, donde atendiendo al sentido, particularidad y características litúrgicas podamos prepararnos desde ya a una participación plena, activa y consciente en el Misterio de nuestra Fe.

MISA CRISMAL

Dentro del contexto de la Semana Santa se encuentra la Misa Crismal, en el ordo (libro que contiene el orden de las celebraciones católicas durante el año litúrgico), esta puesta en la mañana del Jueves Santo, pero por necesidad pastoral, es decir, para garantizar el máximo de participación de sacerdotes en la celebración, pues es en esta celebración donde se renuevan los compromisos sacerdotales,Unirse más frecuentemente a Cristo y Configurarse con Él en el servicio de la Iglesia; mantenerse como fieles dispensadores de los misterios de Dios en la celebración Eucarística y en las demás acciones litúrgicas; y también a los fieles el señores Obispo les hace el llamado para orar por los sacerdotes, orar por el señor Obispo para que sea fiel al ministerio apostólico.

Por lo anterior, es conveniente que la delegación de cada parroquia, en dicha celebración, sea nutrida, quienes al mismo tiempo serán testigos de la confección de los Oleos sagrados. Oleo de los catecúmenos, con el cual se unge el pecho de los que vana ser bautizados y se pide con ello sea Dios quien habite en el corazón del nuevo Católico.

El Santo Crisma, el buen olor de Cristo, con el cual el católico participa de la triple función de Jesucristo, se constituye en Sacerdote, Profeta y Rey, además es el sagrado oleo con el cual se ungen los nuevos templos que se
consagran para el culto divino, el Altar como lugar de la confección del sacramento del Cuerpo y Sangre de Cristo y
además es el óleo con el cual se ungirán los cristianos maduros en la fe en el sacramento de la confirmación y es
el mismo oleo con el cual se ungen las manos de los nuevos sacerdotes y la cabeza de quienes se consagran como
Obispos de la Iglesia de Jesucristo. Oleo para los enfermos, con el cual se asiste a quienes tienen quebrantos
de salud y con las debidas preparaciones se capacitan para su recepción,donde se pide a Dios que libres del pecado
se les conceda la salud del cuerpo y del alma.

Se pretende que en esta celebración haya participación de buena cantidad de fieles que además de recibir en la Iglesia Catedral los sagrados Oleos, sean los responsables de llevarlos a cada comunidad parroquial y allí hacer la entrada especial de los mismos en la vida de la comunidad, además que los harán de poner en un lugar privilegiado dentro del templo, son los elementos sagrados con los cuales se incuban, se robustecen, se acompañan en la fe los Cristianos y es con ellos con los cuales se dan nuevos ministros para la Viña electa del Señor.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*