DOCENTE, PROFESOR, EDUCADOR O MAESTRO?

Cuatro palabras utilizadas en el lenguaje popular, que tienen significados distintos, pero que con frecuencia las confundimos por no tener claridad de ellas. El historiador Álvarez Llano las dene con gran precisión indicando que “Docente es el que cumple un rol profesional, Profesor, quien realiza un rol pedagógico, Educador es el cumplimiento de un deber social y Maestro es aquel que le da dimensión humana a la enseñanza y la convierte en un proyecto de vida”.

Frente al significado de las cuatro palabras dadas por el historiador, quiero recoger y subrayar lo que entiende el común de nuestra gente: Docente es quien está incluido en una nómina de una institución Educativa, profesor es quien dicta u orienta clases de cualquier tipo de enseñanza esté o no en una nómina. Educador es aquel que decide por convicción formar personas, capacitarlas y prepararlas para una labor específica. Maestro es aquel que educa integralmente, que lo prepara para la vida, que lo forma en valores y hace de sus educandos mejores personas, excelentes profesionales y ciudadanos comprometidos con el entorno social, intelectual, cristiano y humano.

El deseo de la comunidad es que los educadores integren las cuatro definiciones, docente que con su trabajo honesto se gane su sustento, profesor que con calidad, generosidad y entrega dicte su área académica, educador que por convicción decide cualificar personas y maestro comprometidos en la formación integral.

Es tan importante la educación que la Iglesia, en el pontificado del Papa Pio XII, el15 de mayo de 1950 coloca a San Juan Bautista de la Salle como Patrono de los educadores y ese mismo año la presidencia de la República de Colombia coloca esta misma fecha como el día del Maestro.educacion

Pero no sólo la Iglesia mira con esperanza a la educación, sino también los gobiernos, las instituciones públicas y privadas, los filósofos y científicos y dentro de ellos tenemos al filósofo y científico el Brasilero Waldemar de Gregorí que indica: “Colombia sería un país pacífico en el futuro, si esta generación recibiera una educación más integral que la obtenida por sus padres”. A todos los Maestros que educan por vocación, por servicio, por hacer de los seres humanos hombres y mujeres grandes, con capacidad de ser auténticos, felices y trasformadores sociales, mi sinceras felicitaciones y recuerden que el mayor premio que se recibe es la satisfacción del deber cumplido, de formar discípulos auténticos.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*