Domingo 15 de Mayo de 2016 Domingo de Pentecostés (Solemnidad)

Primera Lectura Hechos 2:1-11 Hoy es un día grandioso, al celebrar la esta de pentecostés, porque con esta solemnidad recordamos el cumplimiento de la promesa de Jesucristo antes de partir al padre: “ Yo me voy, pero no los dejo solos, cuando se cumpla el tiempo les enviaré el paráclito, que procede del padre y del Hijo”.

La acción del Espíritu Santo en la vida de los Apóstoles les cambio la vida: Dejaron el miedo, se llenaron de alegría y con entusiasmo predicaban el Evangelio, la conversión y el perdón de los pecados. La gente acudían de distintos lugares, hablaban diferentes lenguas, pero todos se entendían entre sí y unánimes alababan el nombre del Señor. Todos tenían un mismo sentir, un mismo actuar y un mismo pensar. Todos hablaban maravillas del Señor y la gente se admiraba de El.

Nosotros, por gracia de Dios, también recibimos el Espíritu Santo, lo que nos compromete a vivir la alegría del Evangelio, a ser testigo y testimonio de El, a permanecer en la fe, el amor y la esperanza y contagiar de alegría a nuestra familia, amigos y conocidos

Salmo Responsorial Salmo 104:1, 24, 29-31, 34 Sólo quien tiene el espíritu de Dios podrá alabar y bendecir al Señor, podrá contar las maravillas del Señor a los hermanos, podrá maravillas del Señor a los hermanos, podrá decir que Jesús es el Señor y podrá descubrir la grandeza del Señor. Que en esta esta de pentecostés, todos, con humildad, sencillos y confianza, pidamos que se renueve en cada uno de nosotros el Espíritu Santo, para que lo que hagamos sea para gloría de Dios

Segunda Lectura I Corintios 12:3-7, 12-13 Este texto de Pablo, sobre la presencia del Espíritu Santo en nuestras vidas, nos pone a reflexionar sobre nuestra convicción de fe y seguimiento a Jesucristo, sobre nuestro anuncio y testimonio. Pablo dice: “Nadie puede decir: «Jesús es Señor, sino con el Espíritu Santo”. Por otra parte, el apóstol indica que hay diversidad de Dones, carismas y ministerios, pero que es el mimo Dios que obra en todos.

Cada uno de nosotros, por bondad del Señor, hemos recibido dones y carismas, los cuales nos permite servir con amor y ecacia a nuestros hermanos, entendiendo que formamos parte de la Iglesia Católica y que todo nuestro servicio debe de estar unido a la Iglesia y al Papa Francisco que es la cabeza visible de la misma. Recordando a demás, que estamos llamados a servir en el Evangelio a los más alejados de Cristo y de la Iglesia.

Que el Espíritu Santo se derrame sobre nuestras vidas para ser testigos del amor de Dios, ser felices, actuar y cumplir los mandamientos como Cristo y la Iglesia lo desean, viviendo la unidad entre todos los hermanos.

Evangelio Juan 20:19-23 En esta festividad debemos afirmar que la Iglesia es fundada por Jesucristo y asistida por el Espíritu Santo y que la Iglesia ha recibido el mandado de su fundador de continuar su obra salvadora y redentora aquí en la tierra, para que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de Jesús.

En el Evangelio se nos evidencia esta realidad, la que permitió que los discípulos dejaran sus miedos, egoísmos y temores y abrieran las puertas de su corazón a la acción del Espíritu Santo, el cual les impulsaba a hablar en nombre de Cristo Muerto y Resucitado y a cumplir el mandato de su maestro de ir y anunciar con poder y autoridad; misión que cumplen después de que Cristo Resucitado se les presenta en medio, los saluda, les muestras sus manos y su costado, los llena de paz y los envía diciéndoles: “Como el Padre me envió, también yo os envío. Dicho esto, sopló sobre ellos y les dijo: «Recibid el Espíritu Santo. A quienes perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos.»

Oremos por nuestra papa, obispos, sacerdotes y los ­eles de nuestra Iglesia Católica, para que recibamos la fuerza del espíritu santo para continuar con el mandato de Cristo fundador, de anunciar el Evangelio a Tiempo y destiempo, con la certeza que el espíritu Santo nos asistirá.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*