Santos del mes de junio 2016

 

SAN BERBABE APOSTOL

Además de los doce apóstoles, encontramos en la Biblia otros 72 discípulos. Entre estos ayudantes del colegio apostólico, figura ciertamente el levita José de Chipre, al cual los apóstoles le dieron el nombre de Bernabé, que quiere decir “hijo de la consolación”. La primera vez que hablan de él los Hechos de los Apóstoles en el capítulo 4, 36-37, aparece como un hombre sumamente generoso que vendió su campo en beneficio de la comunidad de los cristianos. Al mismo tiempo se San Antonio de Padua es el santo de los milagros, de acuerdo con la devoción popular, pues encuentra buen marido a la joven casadera que no lo halla y descubre las cosas perdidas a sus devotos; pero mil veces más importante que todo esto es el testimonio que, durante su vida, brindó a los fieles, un testimonio de plena entrega al servicio del Evangelio. Fernando era su nombre de bautismo nació en la ciudad de Lisboa, en Portugal. Apenas cumplidos los quince años, resolvió seguir a Cristo en la orden de los Canónigos de San Agustín, con quienes se inició en la vida religiosa, hizo sus votos y finalmente se ordenó sacerdote. apóstol 11 Junio SAN BERNABÉ, convirtió en el misionero más importante al lado de san Pablo. Gracias a la mediación de Bernabé, san Pablo fue aceptado e incorporado en el colegio de los apóstoles (Hechos 11, 24. En Antioquía de Siria, sobre el río Torontos, una ciudad cosmopolita y eminentemente financiera, empieza la gran misión de la joven Iglesia cristiana entre los paganos. San Bernabé busca a Pablo en Tarso y los dos obtienen gran número de conversiones para Cristo. Los paganos los llamaron desde entonces “cristianos”.

SAN ANTONIO DE PADUA,

  13 de junio       

SAN ANTONIO DE PADUA

FRAILE FRANCISCANO,DOCTOR DE LA IGLESIA, 1195-1231.

San Antonio de Padua es el santo de los milagros, de acuerdo con la devoción popular, pues encuentra buen marido a la joven casadera que no lo halla y descubre las cosas perdidas a sus devotos; pero mil veces más importante que todo esto es el testimonio que, durante su vida, brindó a los fieles, un testimonio de plena entrega al servicio del Evangelio. Fernando era su nombre de bautismo nació en la ciudad de Lisboa, en Portugal. Apenas cumplidos los quince años, resolvió seguir a Cristo en la orden de los Canónigos de San Agustín, con quienes se inició en la vida religiosa, hizo sus votos y finalmente se ordenó sacerdote.

SAN JUAN EL BAUTISTA,

24 de junio

Precursor de Cristo

bautismo-de-jesus1

Preparad el camino del Señor, haced rectos sus senderos. Todo valle será rellenado, toda montaña y colina, rebajada; lo tortuoso se hará derecho, los caminos ásperos serán allanados y todos los hombres verán la salvación de Dios”. Con estas palabras, el evangelista san Lucas (3, 5), inspirado por el Espíritu Santo, señalaba la presencia de Juan el Bautista predicando en el desierto .Varios siglos antes, el profeta Isaías anunciaba en sus predicciones, con palabras semejantes, la llegada del Mesías y los preparativos del pueblo para recibirlo. Juan, más afortunado que el profeta, pudo anticiparse inmediatamente al Mesías y cumplir con su misión de Precursor, allanando el camino del Señor hasta el corazón del pueblo. Nació éste en Judea seis meses antes de que naciera Cristo. Fue milagroso el nacimiento de Juan, porque un ángel lo anunció a sus padres, ya ancianos. Seguramente que recibió una esmerada educación al estilo Judío, puesto que su padre, Zacarías, era un sacerdote israelita. Este, inspirado por el Espíritu Santo, había vaticinado que Juan “sería profeta del Altí- simo e iría delante del Señor para preparar sus caminos” (Lc 1,.76).Siguiendo su vocación profética extraordinaria, Juan se retiró desde muy joven al desierto, en donde llevó una vida de gran austeridad: vestía pieles de camello, se alimentaba de langostas y miel silvestre y, sobre todo, vivía entregado a la oración. Muy pronto, hacia el año 26 o 27 de nuestra era, comenzó a predicar la sincera conversión a Dios, no solo a los pecadores declarados y públicos, sino también a los encubiertos, que se consideraban intachables, como los fariseos y doctores de la ley. “Convertíos, pues llega el Reino de los cielos” (Mt. 3, 2). Las muchedumbres acudían en tropel a escuchar su predicación y en señal de sincera conversión se hacían bautizar, es decir, que recibían de manos de Juan un baño en las aguas del Jordán, para simbolizar el sincero deseo de purificarse de sus pecados. También Jesucristo fue a hacerse bautizar por Juan. Este, iluminado por el Espíritu Santo, lo reconoció como quien era, el Mesías. el Hijo verdadero de Dios. Tembloroso, el Bautista se negaba a bautizarlo. Pero Jesús insistió por su profunda humildad, por esa misma humildad por la que se había hecho hombre y vivía como hombre, tomando sobre sí la responsabilidad de los pecados de toda la humanidad. Finalmente Juan se resignó a bautizar a Jesús. Entonces se abrieron los cielos, descendió el divino Espíritu en forma de paloma, sobre el Mesías y se escuchó la voz del Padre que lo declaraba su Hijo muy amado a quien se debe escuchar (Mt 3, 17).

NUESTRA SEÑORA DEL PERPETUO SOCORRO.

27 de junio

perpetuo socorro

Bajo este título se venera en Roma una imagen bizantina de la Santísima Virgen María, que data del siglo XII o del XIV. Conservada en otro tiempo en la iglesia de San Mateo, en el Esquilino, la milagrosa imagen fue cayendo poco a poco en el olvido, hasta que, en 1866, el papa Pío IX la confió a los redentoristas, que celebraban su fiesta. La mayoría de las iglesias de occidente invocan hoy a Nuestra Señora del Perpetuo Socorro. La Iglesia se dirige a nuestro Señor Jesucristo este día, para recordarle que nos ha dado como madre dispuesta a socorrernos, a su propia Madre, la Virgen María, a quien le corresponde muy adecuadamente el título de “Perpetuo Socorro”.

SANTOS PEDRO Y PABLO, apóstoles

29 de junio

San Pedro era pescador en el lago de Tiberíades o de Galilea. Nació en Betsaida, población que se supone estaba cercana a Cafarnaúm. Se llamaba Simón y era hijo de Jonás o Juan. Su hermano se llamaba Andrés y fue también apóstol, como él. Como el Evangelio habla de la suegra de Simón, se deduce que éste era casado. Andrés fue uno de los dos discípulos de Juan el Bautista que vio por primera vez a Jesús. pedro_pablo Después de una entrevista con llevó a Simón con Jesús, el cual le dijo: “Tú eres Simón, hijo de Juan. Tú serás llamado Cefas, que en arameo significa Piedra” (Jn 1, 36) Los acontecimientos que siguieron explicarán el sentido del nuevo nombre simbólico. San Mateo, san Marcos y san Lucas narran la vocación de Pedro al apostolado. San Lucas añade el episodio de la pesca milagrosa, cuando Simón Pedro se arrojó a los pies de Jesús diciendo: “Señor, apártate de mi porque soy un hombre pecador”. Jesús contestó: “No temas, desde ahora serás pescador de hombres” (Lc 5, 8-10). San Pedro ocupa siempre el primer puesto en el Colegio de los Apóstoles. Jesús le dirigió la palabra en las ocasiones solemnes. En los principales misterios, fue su compañero y su testigo. Hallándose Jesús en CesArea de Filipo preguntó a sus discípulos: “¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del hombre” Y ellos respondieron: “Unos dicen que Juan el Bautista, otros que Elías, otros que jeremías o alguno de los profetas Jesús les dijo Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?” Respondió Simón Pedro “Tu eres Cristo, el Hijo de Dios vivo.” Al oír las palabras de Simón Jesús hizo un comentario, solemne: “Bienaventurado eres tu Simón hijo de Juan porque ni la carne ni la sangre te ha revelado esto, sino mi Padre que está en los cielos. Y yo te digo a ti que tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella. Yo te daré las llaves del Reino de los cielos. Lo que atares en la tierra, será atado en el cielo; y lo que desatares en la tierra, será desatado en el cielo.” (Mt 16,13-19). El hijo de Jonás quedó constituido por Cristo como cabeza de su Iglesia.

SÁBADO DESPUÉS DE LA FIESTA DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS. EL CORAZÓN INMACULADO DE MARÍA.

descargaEl más puro de los corazones, después del de Jesús, es el de la santísima Madre de Dios, que se reverencia y venera como el símbolo físico del amor de María a Cristo, especialmente en los dolores de su pasión. Esta devoción al Inmaculado Corazón de María, recibió un nuevo impulso en el siglo XX, especialmente por medio de la devoción de los “cinco primeros sábados”. En realidad, la devoción al Inmaculado Corazón de María es muy semejante a la que se profesa en honor del Sagrado Corazón de Jesús, que recibió tanto impulso gracias a las revelaciones hechas a santa Margarita María Alacoque, en el siglo XVII.

     

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*