DOMINGO 17 DE JULIO DE 2016

XVI DOMINGO  ORDINARIO

“MARTA, MARTA, TE PREOCUPAS Y TE AGITAS POR MUCHAS COSAS; Y HAY NECESIDAD DE POCAS, O MEJOR, DE UNA SOLA. MARÍA HA ELEGIDO LA PARTE BUENA, QUE NO LE SERÁ QUITADA”

GÉNESIS 18:1-10 El relato de la experiencia de Abraham, en pleno sol del medio día, de la cercanía de sus Dios y de su experiencia de sentirlo a él, hasta el punto de levantar los ojos, postrarse en tierra y pedirle diciendo: “Señor mío, si te he caído en gracia, ea, no pases de largo cerca de tu servidor”; es una manifestación que a cualquier hora del día y de la noche, la presencia del Señor está con nosotros, que sólo basta que le abramos el corazón, que le oremos y sentiremos su presencia como nuestro Padre Abraham y veremos cumplidas las promesas del Señor. Así como Dios le cumplió a Abraham, dándole no sólo el hijo de la promesa, sino muchos, a pesar de que su esposa Sara era estéril y anciana así también, si tenemos fe, si nos postramos y le oramos veremos también cumplidas las promesas de Dios para con nosotros.

SALMO 15:2-5 Andar en la verdad, no calumniar, hacer siempre el bien al hermano, honrar a Padre y Madre, no prestar dinero a usura, no menos preciar al pobre y desvalido, temer siempre a Dios son consejos del Salmistas, cuya recompensa será el que nos valla bien. Oremos al todo poderoso para que los consejos del Salmista los podamos vivir y llevar a la practica. Estos nos haría
felices a nosotros y a los demás.

COLOSENSES 1:24-28 El Apóstol Pablo es un ejemplo de sacrificio, amor y entrega a la Iglesia, manifestaciones que hemos visto en estos domingos en el libro de colosenses, hasta el punto de ofrecer su cuerpo y vida misma en arras al ministerio que ejerce en la Iglesia, por quien ofrece sus sufrimientos manifestado en sus cartas apostólicas: “Ahora me alegro  por los padecimientos que soporto por vosotros, y completo en mi carne lo que falta a las tribulaciones de Cristo, en favor de su Cuerpo, que es la Iglesia”. El día en que nosotros conozcamos la grandeza de Cristo y de su Iglesia, sin duda alguna, tendríamos la capacidad su ciente de trabajar en ella para ser santos y contribuir a la Santificación de todos, anunciando que Cristo es la esperanza y que es él el que nos da su gloria y el que impulsa a los hombres a presentarse ante él perfectos.

LUCAS 10:38-42 Nuestra vida anda agitada y no por las cosas del Señor, sino por las del mundo. Nos ha absorbido el modernismo, la tecnología y el afán de tener muchas cosas, pensando que eso nos hace felices, cayendo en el error como Marta, de olvidarnos de las cosas de Dios y de estar atento a su palabra, llevándonos cada vez más a la  superficialidad, secularismo y materialismo.
Vale la pena hacer un alto en el camino  y preguntarnos si tiene sentido cambiar la paz, por las cosas materiales, si la salud por el trabajo, si la familia por la diversión y los falsos amigos, si la salvación por lo material; sin duda alguna la respuesta será negativa y tendríamos  que contemplar la posibilidad de seguir el ejemplo de María, preocuparnos más por las cosas del Señor, que nos hace felices y nos brinda la salvación y de esta manera recibiremos el elogio de los sabios y del mismo Cristo: “ Haz elegido la parte mejor, que no le será quitada”.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*