DOMINGO 7 DE AGOSTO DE 2016

XIX DOMINGO ORDINARIO

“DONDE ESTÉ VUESTRO TESORO, ALLÍ ESTARÁ TAMBIÉN VUESTRO CORAZÓN”.

SABIDURÍA 18:6-9: El pueblo de Israel con aba en su Señor, que serían librados de los enemigos, y esperaban a la vez la salvación de los justos y la destrucción de sus enemigos. Para ello ofrecieron sacrificios en secreto, los cuales fueron gratos a Dios. Como hijos de Dios y herederos de la vida eterna, nosotros, a ejemplo del pueblo de Israel confiemos en el Señor, no dejemos de orar por nuestros pecados y por los pecados de los demás, oremos por  nuestros enemigos, por los enemigos de la Iglesia y por aquellos que no están en comunión con el papa; con la con confianza que nuestra oración será escuchado por nuestro padre Dios.

SALMO 33:1, 12, 18-22:Las frases del Salmista llenan de fe, esperanza y amor nuestra vida. “Feliz la nación cuyo Dios es Yahveh, el pueblo que se escogió por heredad. Los ojos de Yahveh están sobre quienes le temen, sobre los que esperan en su amor, para librar su alma de la muerte, y sostener su vida en la penuria”. Confiemos en el Señor, de manera especial en los momentos más difíciles de la vida: La enfermedad, la pobreza, la muerte de los seres queridos, cuando somos perseguidos, cuando alguien habla mal de nosotros o nos traiciona, con la seguridad que Cristo es nuestro refugio, nuestro escudo y nuestro auxilio y no nos cansemos de decir con el salmista: “En él se alegra nuestro corazón, y en su santo nombre con amos”.

HEBREOS 11:1-2, 8-19: Hoy San Pablo define de manera clara y contundente qué es la fe: “LA FE ES GARANTÍA DE LO QUE SE ESPERA; LA PRUEBA DE LAS REALIDADES QUE NO SE VEN”. Y la explica diciendo: “pues si hubiesen pensado en la tierra de la que habían salido, habrían tenido ocasión de retornar a ella. Más bien aspiran a una mejor, a la celestial”. Hoy más que nunca se necesita hombres y mujeres de fe, que crean en la vida eterna, que aspiren a las cosas sublimes, espirituales y eternas, más que a las terrenas, a las que son pasajeras. Creamos en las promesa de la Salvación y dejémoslo todo, para dar paso a creer en el Señorío de Jesús.
Como ejemplos de fe tenemos a Abraham y a Sara. “Por la fe, Abraham, al ser llamado por Dios, obedeció y salió para el lugar que había de recibir en herencia, y salió sin saber a dónde iba. Por la fe, también Sara recibió, aun fuera de la edad apropiada, vigor para ser madre, pues tuvo como digno de fe al que se lo prometía. Por lo cual también de uno solo y ya gastado nacieron hijos, numerosos como las estrellas del cielo, incontables como las arenas de las orillas del mar”. Que cada uno podamos afianzar la profesión de fe que confesamos y que con certeza digamos: Creo en el padre, creo en el Hijo, creo en el Espíritu Santo, creo en la Iglesia, creo en la comunión de los santos y creo en la
resurrección de la vida Eterna.

EVANGELIO DE LUCAS 12:32-48: Reflexionar en las palabras que nos trae el Evangelio, sin duda alguna cambiará nuestra forma de pensar y de proceder, ya que su contenido es tan bello y profundo, que cambia cualquier corazón por duro que sea.
“NO TEMAS, PEQUEÑO REBAÑO, PORQUE A VUESTRO PADRE LE HA PARECIDO BIEN DAROS A VOSOTROS EL REINO”. Que cada uno de nosotros, con la sabiduría que viene de lo alto, podamos buscar el verdadero tesoro, EL
DEL CIELO, al cual no le llegan los ladrones, ni la polilla. Si buscamos con esfuerzo el Reino de los cielos, como el tesoro más grande, lo conseguiremos, “PORQUE DONDE ESTÉ VUESTRO TESORO, ALLÍ ESTARÁ TAMBIÉN VUESTRO CORAZÓN”. La invitación es a permanecer en vela, pero siempre en gracia, porque al igual que el ladrón, que llega a la hora menos esperada, así es el Señor; por ello, todos debemos estar preparados, “porque en el momento que no penséis, vendrá el Hijo del hombre”, pero “dichosos los siervos, que el señor al venir encuentre despiertos: yo os aseguro que se ceñirá, los hará ponerse a la mesa y, yendo de uno a otro, les servirá”. Y no olvidemos lo que nos indica el Evangelio: “A quien se le dio mucho, se le reclamará mucho; y a quien se con ó mucho, se le pedirá más”.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*