SAN JUAN MARÍA VIANNEY

04 de agosto

SAN JUAN MARÍA VIANNEY, EL SANTO CURA DE ARS, PATRONO DE LOS PÁRROCOS.

El santo cura de Ars se caracterizó por su espíritu  de oración y contemplación. Cumplió  fielemente el dicho del Evangelio: “Es menester orar sin desfallecer” (Lc 11, 13). De su espíritu y práctica de oración sacó fuerzas, como él mismo lo con esa, para auxiliar a los párrocos impedidos de otras jurisdicciones, ausentes o enfermos. Fue un hombre hondamente generoso que nunca vivió para sí mismo, sino para auxiliar, socorrer y ayudar a cuantos necesitados a él acudieran. San Juan María no fue académicamente un estudiante brillante; pero en piedad y caridad era el modelo de todos los seminaristas. Se ordenó sacerdote, el año de 1815.
Pues no es posible amar a los enemigos y hermanarse con ellos, sino sobre la base de una honda y humilde abnegación de sí mismo. Por eso, Juan María corrigió prudentemente y pacientemente a sus feligreses, hasta hacer de su parroquia un modelo para Francia y para el mundo católico. El cura de Ars ejerció tan eficazmente su ministerio en el medio rural de su parroquia, que hasta ilustres personalidades de las capitales de Europa acudían a él. En su confesionario llegó a atender seguido hasta 18 horas al día. Acudían a él toda clase de celebridades. ¿Cuál era su secreto? La oración ante todo y su entrega con ada, llena de comprensión y de amor a todo el que acudía a él, grande o pequeño, rico o pobre, sabio o ignorante. El cura de Ars ha legado un testimonio y un ejemplo maravilloso para todos los sacerdotes y laicos que quieran entregarse al servicio espiritual de sus hermanos.
El 4 de agosto de 1859 Pío XI lo proclama patrono de los párrocos.

P. Orlando Salazar – Subdirector.

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*