DOMINGO 9 DE OCTUBRE DE 2016

XXVIII DOMINGO ORDINARIO

“TOMÓ LA PALABRA JESÚS Y DIJO: «¿NO QUEDARON LIMPIOS LOS DIEZ? LOS OTROS NUEVE, ¿DÓNDE ESTÁN?”

II REYES 5:14-17:

Conocer el milagro que se efectuó en NAAMÁN, general del ejército sirio el cual estaba enfermo de lepra, lleva a poner toda la fe en Cristo el Señor y a dejar todo pecado e idolatría, para ser buenos y adorar con el corazón al Señor y confesar con los labios que Jesucristo es el salvador del hombre.

El profeta Eliseo, después de conocer la historia de Naamán le envió un mensajero diciendo: “Ve y lávate siete veces en el Jordán, y tu carne se restaurará, y serás limpio”. “Bajó, pues, y se sumergió siete veces en el Jordán, según la palabra del hombre de Dios, y su carne se tornó como la carne de un niño pequeño, y quedó limpio”.

La curación física de Naamán lo llevó a la profesión de fe. “Se volvió al hombre de Dios, él y todo su acompa- ñamiento, llegó, se detuvo ante él y dijo: Ahora conozco bien que no hay en toda la tierra otro Dios que el de Israel”. Aprender a confiar en Dios permitiría que las enfermedades físicas y espirituales se sanaran, y se profesaría la fe ante creyentes y no creyentes.

SALMO 98:1-4:

El salmo invita a que toda la tierra aclame al Señor, que con gozo y júbilo cante salmos de alabanza por las maravillas que él ha realizado, dando a conocer su salvación y revoleando a las naciones su justicia. Que junto al salmo nos maravillemos de las grandezas del Señor, nos acerquemos a él y sigamos sus ense- ñanzas. Esto nos permitirá conocer su amor hacia nosotros.

II TIMOTEO 2:8-13:

El apóstol Pablo, después de su conversión y al contemplar el dolor de Cristo en la cruz, quiso compartir con Él el sufrimiento, para el perdón de sus pecados y los pecados de los elegidos, convencido, que la “Palabra de Dios no está encadenada”, para que también ellos alcancen la salvación que está en Cristo Jesús. Pablo no dudo en afirmar: “Si hemos muerto con él, también viviremos con él; si nos mantenemos firmes, también reinaremos con él; si le negamos, también él nos negará; si somos infieles, él permanece fiel, pues no puede negarse a sí mismo”. En este texto, vale la pena rescatar la fidelidad de Cristo para con la humanidad cuando dice: “SI SOMOS INFIELES, ÉL PERMANECE FIEL”. Esta afirmación ayuda a dimensionar la misericordia de Dios para con el pecador. Experimenta en tu corazón tan grande misericordia.

LUCAS 17:11-19:

Jesús era un gran caminante y por donde pasaba anunciaba el Reino de los cielos, hacia el bien y curaba a los enfermos. Hoy en el evangelio de Lucas lo vemos caminando entre Samaría y Galilea, y en su recorrido le salieron a su encuentro diez hombres leprosos, que se pararon y a distancia le gritaron: “Jesús, Maestro, ten compasión de nosotros”. Al verlos, les dijo: “Id y presentaos a los sacerdotes”. “Y sucedió que, mientras iban, quedaron limpios. Uno de ellos, viéndose curado, se volvió glorificando a Dios en alta voz; y postrándose rostro en tierra a los pies de Jesús, le daba gracias; y éste era un samaritano. Tomó la palabra Jesús y dijo: “¿No quedaron limpios los diez? Los otros nueve, ¿dónde están? ¿No ha habido quien volviera a dar gloria a Dios sino este extranjero? Y le dijo: Levántate y vete; tu fe te ha salvado”. A ejemplo del Samaritano, postrados en tierra frente al Señor Jesús, demos gracias por su misericordia y su amor incondicional y que este encuentro acreciente nuestra fe y la vivamos con gozo, alegría, emoción y felicidad.

¡Feliz semana! Aprenda a dar gracias a Dios todos los días

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*