El seminario educando y formando los futuros sacerdotes

EL SEMINARIO

El pasado mes de Septiembre los seminaristas del Seminario Mayor La Providencia de la Diócesis de El Espinal, realizaron sus ejercicios espirituales anuales; el cual tuvo lugar en el municipio de Funza en las instalaciones del Seminario Mayor Villa Paul, perteneciente a la Congregación de la Misión de los padres vicentinos.

¿DE QUÉ SE TRATAN ESTOS EJERCICIOS ESPIRITUALES ANUALES?

Los Ejercicios Espirituales o retiro anual, es una manera eficacísima de acercarse a Dios, una oportunidad estupenda para conocerle y conocernos con la luz que Él nos da, de modo que ese conocimiento influya en nuestra vida, mejorándola, amando más a Dios y al prójimo. Hay momentos en la vida que es necesario el retirarse, el hacer un alto en las actividades cotidianas, el experimentar momentos de silencio intenso en donde las necesidades espirituales se agudizan, y se mira la vida cara a Dios. Es tiempo para reflexionar acerca del proyecto de vida y preguntarse: ¿De dónde vengo? ¿A dónde voy? ¿Cuál es nuestro origen? ¿Cuál es nuestro fin? ¿De dónde viene y a dónde va todo lo que existe?. Los seminaristas destinamos una semana del año para realizar nuestros ejercicios espirituales, en donde realizamos un examen interior del alma, para ver cómo vamos en el camino de santidad. Porque “La santidad de la vida es la primera y más importante155 cualidad del sacerdote; sin ella las demás cualidades poco valen; con ella aun cuando las demás no son eminentes, puede realizar maravillas.” Palabras de su Santidad el Papa Pio XI El retiro anual suele realizarse fuera de las instalaciones de nuestro seminario, para ayudar a la vivencia del mismo en un ambiente distinto al habitual. Normalmente es predicado por un sacerdote externo a nuestra formación, el cual nos orienta durante la semana con breves charlas que nos ayudan a reflexionar sobre el tema que se esté tratando en el retiro; tema que siempre estará enfocado en la solides de la respuesta vocacional, entrega a Jesús y servicio a la Iglesia. El tema que ilumino nuestro retiro anual en esta ocasión, fueron: LOS CONSEJOS EVANGÉLICOS (POBREZACASTIDAD-OBEDIENCIA). Tema que para nuestra fortuna no conto con un solo predicador, sino con cuatro predicadores, sacerdotes de la Congregación de la Misión que en su generosidad nos orientaron acerca de la vivencia de los consejos evangélicos. Aquí algunos apartes de lo tratado por los padres predicadores del retiro:

1. ¿Qué son los consejos evangélicos? Los consejos evangélicos o conocidos también como los votos de castidad, pobreza y obediencia, son tres maneras de comprometerse a vivir como Cristo vivió, renunciando a los apegos materiales, a los afectos mundanos y la autonomía propia. Cada consejo profundiza la relación con Jesús; Él mismo es el modelo para vivirlos. Los consejos evangélicos conformaron la vida de Cristo. Practicándolos, viviéndolos y entregandose totalmente al Padre. Formaron parte integral de su vida y constituyeron el núcleo esencial del modo y estilo de su redención. Así es como Cristo consiguió la plenitud de gracia, que entregó a la Iglesia.

2. ¿Cómo vivir la pobreza, como sacerdote Diocesano? El sacerdote debe preocuparse por el anuncio de la palabra, a través de la humildad de Jesús. Además el papa Francisco nos ha insistido que cada vez más pueda hacerse presente una “Iglesia pobre y para los pobres” es el deseo de toda persona que se compromete a vivir fielmente el Evangelio y con mayor especialidad el sacerdote. El sentido de nuestro espíritu de pobreza es llenarnos de Dios, ser libres para Dios, no obstaculizar el paso de Dios por nuestra vida. Nadie puede ser santo si está interiormente esclavizado a bienes terrenos. San Agustín nos indica que “lo último y lo más difícil de la santidad es ese amor a la pobreza y la renuncia a los bienes”. ¿Y por qué? “Porque la codicia y el apego a las cosas materiales son los mejores argumentos del diablo”.

3.¿Cómo debo de vivir la castidad? En primer lugar hay que saber que la vida Célibe es entregarnos únicamente a Dios. Razón por la cual es preciso tener una relación íntima con Jesucristo, una verdadera comunión fraterna, una constancia y fecundidad apostólica, una trasparente amistad acompañada de prudencia y una humildad dada de la sinceridad. Y en segundo lugar es importante tener en cuenta los siguientes aspectos:

  1. La invitación que nos hace Jesús, al desprendimiento total.
  2. Hay que ser atrayentes de Cristo.
  3. Jesús propone una vida de libertad, una decisión personal.
  4. Jesús nos traza el camino de la felicidad.

4. ¿Por qué es importante la obediencia? La Iglesia nos pide obediencia y solo el que sabe obedecer, sabe servir. Podemos decir que, la obediencia, es el sometimiento de la voluntad propia a la voluntad de Dios, a través de los superiores legítimos, representantes de Cristo para el alma consagrada. La obediencia sacerdotal es el “FIAT” de María. Por ende la obediencia es practica (hágase).

156

LOS CONSEJOS EVANGELICOS APUNTAN A LA “MISERICORDIA”

Mencionar los “consejos evangélicos” es referirse a la MISERICORDIA. Esta asociación se basa en la hipótesis de que existen dos vías para entrar en el reino de los cielos: LA COMÚN, que consiste en practicar los mandamientos y es suficiente para la salvación, y LA ESPECIAL, reservada a cuantos se consagran a vivir los consejos evangélicos, como los sacerdotes y los de vida consagrada, para conseguir la perfección. El Papa Francisco, dice que el rostro de la misericordia es Jesús y el futuro sacerdote busca fundamentalmente configurar todo su ser al de Cristo. Razón por la cual con la misericordia se complementan los consejos evangélicos. Dice el libro del profeta Miqueas: “ya te han dicho lo que es bueno, lo que el Señor quiere de ti: tan solo que practiques la justicia, que ames con misericordia y que camines humildemente de la mano de tu Dios

¡Un seminario nuevo para sacerdotes nuevos! Seminaristas de la Providencia.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*