DEL EDITOR AL LECTOR

Respetado lector: Con alegría disponemos de la décima tercera Edición del periódico la Misericordia, en este segundo año, con la certeza que dicho contenido será de importancia para tu vida, familia, comunidad y parroquia, de manera especial en este tiempo decembrino, tan necesario para construir la paz en nuestro entorno y hacer de este tiempo festivo, momentos gratos y felices que queden grabados en el recuerdo como las mejores experiencias de la vida.

Y es que el mes de diciembre ha de marcar la pauta de una época festiva y alegre, pero sana, por tan extraordinario acontecimiento del nacimiento del Salvador de los hombres, que haciéndose hombre rescata a la humanidad caída por el pecado, dándole nueva vida y mostrándole el rostro de la misericordia infinita.

Es costumbre, desde el siete de diciembre, vísperas de la solemnidad de la Inmaculada Concepción armar el arbolito, encender las luces, decorar las casas, templos, centros y comerciales para recibir la Navidad, decoración que se extiende hasta el seis de enero, día de los Reyes, cuando todo vuelve a la normalidad. Uno de los significados más hermosos del árbol es: “Árbol de vida Eterna”.

También es tradición, el catorce de diciembre vestir el pesebre, para recordar no sólo el nacimiento de Jesús, sino también la humildad y sencillez con la que vino al mundo para salvarlo. Las figuras tradicionales que lleva el pesebre tienen su significado. José y María con el niño, nos recuerda la familia de Nazaret, los tres reyes magos, Melchor, ofrece un cofre de oro, simboliza la realeza de Jesús; Gaspar le ofrece Incienso y simboliza la naturaleza divina de Jesús y Baltazar que le ofrece mirra, simboliza el sufrimiento y muerte que tendría Cristo. El buey y la mula, es propio de un establo, la estrella es símbolo de la fe.

La invitación es a que no te dejes llevar por la pasividad, conformismo o quietud, sino que permitiendo un dinamismo en tu ser contagie a tus seres queridos, familiares y amigos a celebrar la navidad con fe y entusiasmo en tu casa y en tu parroquia como si fuese la primera o la última. Nuestro deseo es que esta nueva edición contribuya al fortalecimiento, crecimiento y vivencia de los acontecimientos salvíficos de Jesucristo, de manera especial en este tiempo decembrino.

Pbro. Josè Orlando Salazar Duque
Pàrroco

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*