Editorial

Va avanzando el 2017, año especial para nuestra Iglesia particular del Espinal, por el motivo que nos ocupa a todos: la celebración de los sesenta años de creación de la Diócesis. También tiene especial relevancia el presente año porque se hará el lanzamiento de nuestro nuevo Plan de Pastoral.

Quiero una vez más, convocar a todos para que se unan a las acciones programadas. Desde ya los invito a participar en la celebración de la Santa Misa que tendrá lugar el sábado 18 de marzo, en nuestra Iglesia Catedral. Están invitados los señores obispos de la Provincia Eclesiástica de Ibagué y esperamos la presencia de otras personalidades importantes de la Iglesia Colombiana.

Este Año es de acción de gracias al Señor como lo expresamos en la oración: “Padre misericordioso, al conmemorar los sesenta años de la creación de nuestra diócesis, te damos rendidas gracias, por la instauración del Reino de Cristo entre nosotros, por el caminar de esta Iglesia particular del Espinal”.

Pedimos perdón al Señor por nuestros pecados y rogamos nos ayude a instaurar su Reino entre nosotros, para una nueva evangelización que produzca frutos de salvación. Pedimos al Todopoderoso su asistencia y santidad para los sacerdotes. Para los agentes de pastoral, seminaristas, religiosos, religiosas y seglares, la gracia de trabajar con alegría y siempre en comunión. Sabiendo que la Patrona diocesana es Nuestra Señora del Rosario, pedimos la intercesión generosa de nuestra Señora del Carmen de Apicalá, también madre y patrona nuestra y deseamos obtener los favores que pedimos en este año de gracia por nuestro Señor Jesucristo, ya que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

Quiero también, en esta ocasión, referirme a la XXV Jornada Mundial del Enfermo que se ha de celebrar el 11 de febrero. En su mensaje el papa Francisco ha puesto como tema: “El asombro ante las obras que Dios realiza: El Poderoso ha hecho obras grandes por mi” (Lc 1,49).

El Papa nos recuerda objetivos importantes de la Jornada: 1) prestar atención a la situación de los enfermos y de todos los que sufren, en general; 2) Llamar a los que se entregan en favor de los enfermos, comenzando por sus familiares, los agentes sanitarios y voluntarios, para que den gracias por la vocación que el Señor les ha dado de acompañar a los hermanos enfermos. 3) Además esta celebración renueva en la Iglesia la fuerza espiritual para realizar de la mejor manera posible esa parte esencial de su misión que incluye el servicio a los últimos, a los enfermos y a los que sufren, a los excluidos y marginados.

Que no falte en cada comunidad parroquial de la diócesis la celebración de esta Jornada Mundial del Enfermo. Invito especialmente a quienes tienen el ministerio de colaborar en la distribución de la comunión a los enfermos, para que junto con su párroco den realce a esta jornada, convocada por el Papa Francisco.

Seguimos unidos en la oración. El Señor nos bendiga a todos.

+Mons. Orlando Roa Barbosa Obispo de la Diócesis del Espinal

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*