26 DE FEBRERO DE 2017

26 DE FEBRERO DE 2017, VIII. DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO.

Primera Lectura: Isaías 49: 14-14: Con frecuencia escuchamos decir a la gente que está pasando por momentos difíciles, que el Señor lo ha abandonado. Si ellos meditaran el interrogante y la frase que les trae el profeta Isaías, nunca volverían a decirlo. “¿Acaso olvida una mujer a su niño de pecho, sin compadecerse del hijo de sus entrañas? Pues aunque ésas llegasen a olvidar, yo no te olvido”. Nunca dudemos de la compañía y amor de Dios hacia nosotros. Aunque mi mamá, mi familia y mis amigos me abandonen, el Señor jamás me abandona.

Salmo 62: 2-3,6-9: El salmo nos introduce en una confianza total en el Señor. Él es mi Salvación, mi descanso, mi roca, mi refugio. Vale la pena Confiar siempre en el Señor.

 Segunda Lectura: 1 Corintios 4:1-5: El mensaje de esta lectura es a ser servidores y administradores del misterio de la Salvación y hacerlo con fidelidad, amor y entrega, entendiendo que la alabanza y el premio se recibe de Dios y no de los hombres. Si así lo entendemos seremos discípulos incansables del Señor y de la Iglesia.

 Evangelio de Mateo 6:24-34: El Señor, por medio de este Evangelio  invita a no ser mediocres, se sirve a Dios o al dinero, pero indicando que lo primero que se debe buscar es el reino de Dios y su justicia, pues lo demás vendrá por añadidura. Brinda además una confianza total en el Señor, cuando indica que no debemos estar preocupados por el comer, dormir o beber y pone de ejemplo a las aves, a las cuales no les falta el alimento, e indica que nosotros valemos  más que ellas y que los lirios del campo. Que este mensaje nos ayude a confiar en el Señor.

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*