Innovando… fundamental, pertinente y da felicidad.

En cierta ocasión, con ocasión de una reunión, valorando a un joven para promocionarlo, se decía: “él, difícilmente le pega al centro, frecuentemente le da a la periferia”. Y eso ¿por qué le sucede? ¿Por él, por los maestros, las instituciones, o por su entorno familiar y social? ¿Será que el centro para nosotros no es el centro para él y viceversa? Con seguridad en todos hay responsabilidad en menor o mayor grado. La gran mayoría de veces no vamos a lo fundamental, generalmente nos quedamos en trivialidades y navegamos para donde nos lleven las olas, los vientos, las pasiones y facilidades. Es urgente apuntar al centro, ir a lo principal, al norte que dé el sentido al vivir. ¿Cuál es el norte? ¿Qué quiero en mi vida? ¿Qué busco? ¿A dónde estoy apuntando? ¿Cuál el sentido de mi vida? ¿Dónde está Dios?

Realizamos muchas cosas, repetimos mecánicamente y muchas carecen de sentido. Cada día tiene lo esencial. Lo esencial es invisible a nuestros ojos. En un árbol lo fundamental son las raíces, sus nutrientes, la savia…eso es lo esencial y no lo vemos. Vemos las hojas, ramas, y el tronco, que existen en tanto que están apoyadas en las raíces, en los fundamentos. Muchísimas veces no vemos lo que pensamos, no vemos la interioridad, no vemos la intencionalidad, no vemos las convicciones… no vemos la opción fundamental, el sentido de la vida, no vemos a Dios, y esto es lo esencial, lo central. ¿En la cotidianidad, en pre-escolar, en las aulas de la primaria, básica, media y universidad que debería de ser un mismo proceso de formación del ciudadano colombiano, realmente apuntamos al centro? Muy a menudo enseñamos tantas cosas periféricas, repetitivas que no inciden en las personas ni en la transformación social, que no dan competencias para responder a las dificultades y alegrías presentes y futuras; con frecuencia no respondemos a lo esencial, que es: vivir feliz, pensar bien y con sentido crítico, comunicar contenidos de verdad, convivir bien, alegres con los demás respetando su dignidad y transformando una sociedad para dejarla mucho mejor.

Todos, padres de familia, maestros, instituciones, Iglesia y gobiernos deberíamos orientarnos hacia lo esencial, a lo fundamental. Las partes deben servir al todo, y el todo debe ser más y más feliz; no considerando las partes como el todo, pues muchas veces hay que sacrificar lo secundario para el éxito de las personas felices. En esta sociedad tecnificada, informada, consumista, competitiva e injusta no hemos sido capaces de lograr la justicia, el bienestar y la felicidad en las personas porque generalmente no apuntamos a lo fundamental.

Hoy nos graduamos, sin sentido crítico, sin autonomía, con poca profundidad y sin incidir en el entorno. Entonces lo que está sucediendo es que lo que vamos aprendiendo no es pertinente y no responde a los contextos investigativos en el que desarrollamos la cotidianidad. Por tanto, significa que ante el curriculum, menos es más, menos áreas, menos asignaturas, menos repetir, para pensar más con sentido crítico, para investigar más e innovar, experimentar más en beneficio de la sociedad, más comunicación de contenidos verdaderos, más convivir felices, más en paz y en amor. En el trasfondo no apuntamos a la persona, y si lo realizamos, la utilizamos como medio para nuestros propósitos. Hay que dirigirnos a la persona, a la felicidad y a la trascendencia. Apuntemos al centro, a los talentos, a lo esencial, a lo pertinente para ser más felices. Repito, lo esencial es ser feliz, más y más feliz, más y más perfectos y esto requiere del patrimonio de la cultura científica y de hacer del aprendizaje cotidiano una investigación pedagógica que me lleve a encontrar el sentido, es decir al centro.

Acabamos de finalizar el 2016, nos disponernos, ahora a este 2017: autoevaluemos, co-evaluemos y hetero-evaluemos lo que hacemos, con el propósito de ir a lo fundamental, a lo pertinente, a ser más felices.

Pedro Bersal Guzmán Villanueva Pbro.  Vicario General

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*