Nuestra Señora del Carmen de Apicalá

Alrededor de una imagen de origen milagroso, se ha ido aglutinando una feligresía que, aunque no alcanza los veinte mil habitantes, recibe
cada año con ocasión de la fiesta patronal, una población flotante que alcanza fácilmente a cuadriplicar su población nominal. Después de varias capillas, a mediados del siglo pasado el Padre Jesús Antonio Méndez acometió la erección del templo actual, y treinta años después, el dinámico párroco Luis Elías Orjuela, la embelleció con profusión de mármol y de luces, logrando recuperar para la belleza del frontis, todo el espacio del entorno, que le da majestuosidad y hermosura al Santuario. También en la apreciación canónica ha pasado de la coronación solemne hecha por el obispo Pedro María Rodríguez en el año de 1942 que la declaró Reina del Tolima, a la calificación de Santuario Diocesano en 1991, Patrona de la provincia Eclesiástica de Ibagué, y finalmente Santuario Nacional Mariano, por disposición de la Conferencia Episcopal de Colombia, en 1997.
Que Nuestra Señora del Carmen de Apicalá continúe bendiciendo nuestra Diócesis para seguir cumpliendo con su gracia, la misión de evangelizar en todos los tiempos a nuestros fieles. La fiesta de la Presentación del Señor, el 2 de febrero nos invita a todos, para que en oración y acción de gracias, consagremos nuevamente, bajo la protección maternal de la Virgen, en la advocación Nuestra Señora del Rosario, patrona de la Diócesis, a esta porción del pueblo de Dios, para que siga, a ejemplo de Cristo, anunciando la Buena Nueva del Reino de los cielos.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*