ACCIÓN DE GRACIAS EN LOS SESENTA AÑOS DE LA DIÓCESIS ESPINAL, 18 DE MARZO DE 2017

 

Aprovecho mi saludo en la santa misa del sábado 18 de marzo, para dejarlo como testimonio de la celebración de los sesenta años de creación de nuestra querida Diócesis del Espinal, en el periódico La Misericordia. De paso agradezco a todos los que de una u otra forma estuvieron vinculados a los eventos programados.

Al iniciar nuestra celebración quiero, en mi propio nombre, en el de los presbíteros, seminaristas, religiosos y laicos en general, de la Diócesis del Espinal dar un saludo especial, lleno de respeto y afecto, al señor Nuncio Apostólico Ettore Ballestrero; nos alegra muchísimo su presencia entre nosotros; agradecemos de corazón su cercanía y que haya respondido efectivamente, con ánimo generoso, a nuestra invitación. El Señor le siga bendiciendo y acompañando con su gracia en el ejercicio de la tarea que ha puesto en sus manos para acompañar el peregrinar de la Iglesia en Colombia.

Saludo también al sr. Arzobispo de Ibagué, Mons. Flavio Calle Zapata, nuestro Metropolitano, y a su obispo auxiliar, Mons. Miguel Fernando González; a los señores bispos Omar de Jesús Mejía, de Florencia; Francisco Javier Múnera, de San Vicente del Caguán; Joaquín Humberto Pinzón, de Puerto Leguízameo – Solano; Froilán Casas, de Neiva; José Luis Henao, de Líbano – Honda; Héctor Julio López, de Girardot; Fabián Marulanda, Emérito d Florencia; Juan Carlos Barreto, de Quibdó, y Pablo Emiro Salas A., Obispo de la diócesis de Armenia. Nos llena de gratitud, gozo y alegría tenerlos hoy aquí, compartiendo nuestra celebración.

Saludo a los monseñores y sacerdotes del presbiterio de Ibagué, de Girardot, y de otras jurisdicciones eclesiásticas. Muchas gracias por su presencia y compañía. Saludo con especial afecto a las delegaciones que se desplazaron desde los distintos municipios y parroquias de nuestra iglesia diocesana; valoramos su esfuerzo y sacrificio para participar en esta santa misa. Saludo a los monseñores, sacerdotes, diáconos, religiosas y religiosos que sirven al Reino de Dios en todo el territorio diocesano.

Todos somos consciente de que hoy es un día especial de acción de gracias a Dios. Gracias al Señor por los Obispos y sacerdotes que a lo largo de estos sesenta años han servido a nuestro pueblo. No quiero dejar de mencionar a Mons. Jacinto Vásquez Ochoa, el primer Obispo, que desde el principio, con el apoyo incondicional del presbiterio, dio forma a la Iglesia naciente desde el llano grande, hasta el sur del departamento del Tolima. A monseñor Hernando Rojas Ramírez, monseñor Alonso Arteaga Yepes y monseñor Abrahán Escudero Montoya, quienes interceden por nosotros desde la casa del Padre Celestial. A monseñor Pablo Emiro Salas Anteliz, aquí presente, gratamente recordado en todos los rincones de la geografía diocesana, por su incansable celo pastoral.

Hoy recogemos frutos óptimos de lo que todos ellos sembraron; tarea en la cual desempeñaron también papel importantísimo un gran elenco de sacerdotes que desde la eternidad nos acompañan y otros que siguen enriqueciendo con su actividad pastoral y espiritual la historia de esta muy querida diócesis del Espinal.

Con esta acción de gracias a Dios, aprovechamos la ocasión para poner en manos del Señor el Nuevo Plan de Pastoral que estamos elaborando, con serios fundamentos en la Nueva Evangelización, según el espíritu y los desafíos que plantean la realidad y las necesidades de nuestro pueblo, el documento de Aparecida, el magisterio de la Iglesia Universal y los derroteros que va marcando el Santo Padre Francisco, a quien agradecemos con corazón filial los detalles y manifestaciones de aprecio por nuestra diócesis, con motivo de la celebración de los sesenta años de su creación.

Como lo hemos hecho en los días previos a esta efemérides, elevemos una vez más nuestras plegarias al Señor: “Padre misericordioso, al conmemorar los sesenta años de creación de nuestra diócesis, te damos rendidas gracias, por la instauración del Reino de Cristo entre nosotros, por el caminar de esta Iglesia particular del Espinal”.

“Te rogamos nos ayudes a instaurar tu reino entre nosotros para una nueva evangelización que produzca frutos de salvación. “

“Por intercesión de Nuestra Señora del Rosario, Patrona nuestra, esperamos confiadamente obtener tus favores y seguir caminando hacia la vida eterna que nos prometes”. Amén.

Orlando Roa Barbosa.

Obispo de la Diócesis del Espinal

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*