DOMINGO 09 DE ABRIL DE 2017

Domingo de Ramos de la Pasión del Señor

 ISAÍAS 50,4-7: Con el Domingo de Ramos empezamos la Semana Santa o semana mayor, donde todos los cristianos conmemoramos el Misterio Pascual. Pidamos al Señor, con el profeta Isaías y digámosle al Señor, que “Mañana tras mañana despierte en mí, el oído”, para que como los discípulos confiemos siempre en él, pero de manera especial en este tiempo, cuando contemplamos el rostro doliente de Jesús, por su pasión y muerte de cruz, descrito por el profeta Isaías.

SALMO 22: El salmo nos muestra el rostro sufriente del Hijo, golpeado, sin vestiduras, porque se las repartirán entre sí y se sortearán la túnica, pero también deja entrever la fuerza que el Padre desde el cielo le regala, capacitándolo para seguir anunciando el Reino de los cielos en la gran asamblea donde será proclamado rey y señor de todo cuanto existe.

FILIPENSES 2,6-11: La invitación de esta lectura es para que “al nombre de Jesús toda rodilla se doble en los cielos, en la tierra y en los abismos, y toda lengua confiese que Cristo Jesús es SENOR para gloria de Dios Padre”. Entendamos, además, que Jesucristo, “siendo de condición divina, se despojó de sí mismo tomando condición de siervo, haciéndose semejante a los hombres, menos en el pecado y humillándose a sí mismo, obedeciendo hasta la muerte y muerte de Cruz”. Que al proclamar hoy a Cristo triúnfate en nuestros corazones podamos vivir de acuerdo a lo que profesamos.

MATEO 21,1-11 (Procesión con los Ramos) Este evangelio nos narra la entrada triunfante de Jesús a Jerusalén en un burro, siendo aclamado por las multitudes y gritando hosanna, hosanna, hosanna bendito el que viene en nombre del Señor. La invitación para todos es también a proclamarlo rey y señor de nuestras vidas.

MATEO 26:14-27:66 (Narración de la Pasión del Señor) Este evangelio comienza con la traición de Judas, continúa con la Última Cena y sigue con la agonía en el Huerto de los Olivos que nos introduce al juicio, la crucifixión y la muerte y concluye con la sepultura. Se destaca en la narración de la pasión las figuras de Simón de Cirene, María de Magdalena, la Verónica, José de Arimatea y Nicodemo que ayudaron a Jesús en el suplicio de la pasión.

Es de recordar que la lectura de la pasión del Domingo de Ramos prepara los corazones para una buena con-vivencia con el Señor, en la Semana Santa y esto nos dará confianza para permanecer de manera activa en la vivencia del Misterio Pascual.

Orlando Salazar D, Pbro.

Ph.D en fi losofía .

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*