FUNDES, UNA APUESTA CIENTÍFICA, CON INVESTIGACIÓN SOCIAL

Cuando se piensa en investigación es indudable pensar en moléculas, átomos, pruebas, experimentos y robustos laboratorios, no obstante, las primeras evidencias de investigación científica están altamente ligadas a insumos, ensayos y espacios reservados exclusivamente para científicos o profesionales de las ciencias duras, como, en la academia, se las ha conocido durante años.

Pero la era del conocimiento, como se le llama coloquialmente al reciente siglo, ha traído consigo un cambio en el paradigma investigativo y por ende la ciencia no ha sido ajena a estos cambios volátiles; hoy por hoy es más evidente el aporte de la comunidad científica en áreas como las ciencias sociales, que van desde la rigidez del Derecho y la Legislación, pasando por el comportamiento humano en entornos reales, hasta la ciencias educativas y sociales que durante años fueron vistas como conocimientos documentales y hasta llegaron a ser tratadas como arte.

La revolución causada por las ciencias sociales era algo impredecible hace menos de 50 años, así como los aportes tan significativos que se han logrado en todos los campos en donde se encuentra inmersa. Tan sólo para documentar algunos, podemos mencionar a la profesora Jane Jacobs, una activista que usando el método científico de las ciencias naturales causó una revolución en el urbanismo norteamericano, a través de sus estudios, esta profesora logró paralizar varios proyectos urbanísticos en los que era evidente que se atentaba contra las comunidades. (Jacobs, 2006).

Otra evidencia memorable y muy plausible es la revolución pacífica que desde la medicina logró liderar el Doctor Héctor Abad, con el tratamiento de agua en comunidades vulnerables de Antioquia en Colombia, esta revolución se originó a partir de un estudio de salud pública, además, al interior de esta cátedra que llevaba el mismo nombre y producto de ello se emprendió toda una batalla con los gobiernos de la época, donde lo que se solicitaba era que el agua fuera purificada con la cantidad de cloro necesario, algo que puede sonar increíble en nuestros días, pero que provino de una investigación científica con fundamentos sociales y que en su momento fue motivo de despidos, expulsiones y de pérdida de salarios del profesor en la universidad donde laboró toda su vida. (Abad, 2006).

Desde luego se deberían citar muchas más experiencias, pero esas pequeñas revoluciones silenciosas que impactaron nuestras vidas son el principal motivo hoy de los centros de investigación de las universidades del país y la universidad insignia de la Diócesis del Espinal y el sur y oriente del Tolima no ha sido ajena a este desafío. Incluso la misma ideación y concepción de la Fundación de Estudios Superiores de El Espinal –FUNDES, en cabeza de Monseñor Abraham Escudero Montoya, fue producto de un ejercicio de investigación social. Él logró evidenciar la ausencia de profesores de ética, religión y valores, profesionalizados en las instituciones de educación básica y media de la Diócesis del Espinal que él presidía en ese momento, de ahí surgido la idea de la universidad que hoy se materializa y cumple 15 años de existencia.

Es por ello que la Fundación de Estudios Superiores de El Espinal –FUNDES, cuenta hoy con un centro de investigaciones reconocido por Colciencias, además con un equipo de investigadores disciplinares, del mejor nivel, que entienden y comprenden las necesidades de entorno y de cómo estos procesos de investigación deben impactar las comunidades.

En la actualidad el Centro de Investigaciones de la Fundación de Estudios Superiores de El Espinal –FUNDES está dedicado a indagar problemáticas sociales en contextos reales y entornos regionales que van desde las organizaciones, el ser humano, los entornos escolares, la salud mental y pública, el derecho, los cambios legislativos y la pedagogía, mediante una apuesta que no solo es la oferta de valor en la prestación de servicios de formación profesional y formación de profesionales para la región.

Además, la Universidad Diocesana tiene como enmienda misional llegar con estos profesionales en formación a las comunidades, es por ello que nuestras investigaciones son desarrolladas en instituciones educativas, empresas de la región, entes gubernamentales como penitenciarios, comisarias, personarías, Cajas de Compensación familiar, entre otros.

El compromiso actual de la institución y del centro de investigaciones es impactar la comunidad, por esta razón estamos explorando alianzas estratégicas, intentamos llegar con asesorías empresariales, se ha puesto en marcha una apuesta, en un futuro próximo, por el trabajo de investigación interinstitucional y continuaremos generando ciencia, para que el municipio de Espinal y todo el sur oriente del Tolima, continúe por la senda del crecimiento, pero no un crecimiento inmediatista, por un crecimiento productivo, competitivo y perdurable.

Este magnífico proyecto, que se gestó como muchos otros a partir de un sueño y al que tantos otros han logrado aportar y acrecentar en los últimos 15 años, continuará aportando a la comunidad de manera decida y desinteresada pero con ciencia a través de la investigación científica.

Referencias:

Abad, H. (2006). El olvido que seremos. Bogotá: Planeta.
Jacobs, J. (2006). Jane Jacobs: Urban Visionary. Toronto: Harper Collins.
Desde que estuvieron inmersas en el debate de ser consideradas arte la investigación social es relativamente nueva y aún es muy criticada por los investigadores de las ciencias duras.

Autor: Julián Ricardo Rodríguez Soto PhD(C) En Administración Profesor Universitario & Director del Centro de Investigación FUNDES Espinal

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*