ILUSTRÍSIMO MONSEÑOR MIGUEL ÁNGEL TRIANA LOZANO

Nació el 08 de Mayo de 1926 en Purificación- Tolima. Hizo sus estudios en los seminarios menor y mayor de Ibagué, Tolima, donde recibió la ordenación sacerdotal el primeo (01) de Noviembre de mil novecientos cincuenta y dos 1952 de manos de Monseñor ARTURO DUQUE VILLEGAS, administrador apostólico de la diócesis de Ibagué, Tolima.

Su primer desempeño como sacerdote fue en Manzanares, Caldas que entonces hacia parte de la diócesis de Ibagué, como coadjutor, hoy vicario parroquial, del exigente y docto Monseñor MARCOS LOMBO BONILLA, quien era por ese tiempo párroco en Manzanares. Al darse la creación de la diócesis del Espinal, Tolima el 18 de Marzo de 1957, el padre Triana era párroco de nuestra señora de Fátima en Flandes; De donde paso como capellán de la escuela de policía Gabriel González fundada en Noviembre de 1957; Fue nombrado entonces párroco de la Catedral, cargo que desempeño continuando como capellán de la escuela de policía.

En esta parroquia de la catedral debió afrontar los daños ocasionados por el sismo de 1967 que causo graves averías al templo y derribo el Cristo que había en medio de las dos torres del frontis . Ante esta situación Monseñor Triana con gran espíritu emprendedor y visionario emprendió la cuarta remodelación del templo catedral nuestra señora del rosario, agregando la torre central del frontis. Además durante este tiempo construyó la casa cural de la catedral, amplia y confortable que ha sido no solamente residencia de los párrocos sino también su tercer piso como casa episcopal en tiempos de monseñor HERNANDO ROJAS RAMÍREZ mientras fue obispo coadjutor, también allí habitó Monseñor TEÓFILO HERNÁNDEZ PÉREZ en sus dos periodos de administrados diocesano y hoy sigue prestando este servicio para ínclitos sacerdotes que allí residen. Al salir del cargo de párroco de la catedral fue nombrado vicario general de Monseñor HERNANDO ROJAS RAMÍREZ cargo que luego desempeño en el gobierno de Monseñor ALONSO ARTEAGA YEPES, quien en su enfermedad lo reafirmo en este puesto nombrándolo “vicario general con mandato especial”.

Fue Monseñor Triana un hombre de buen gusto, exquisito y amable en el trato amigo de muebles artísticos y de madera, lo que para algunos podría ser motivo de orgullo, es prueba de su amor por las cosas bien hechas. Practicó la humildad pues al retirarse de párroco de la catedral vivió por largos años en la casa social diocesana reducido en un cuarto y un despacho. Fue también vicario de pastoral y consultor diocesano, fue nombrado por Monseñor ABRAHAM ESCUDERO MONTOYA párroco de la parroquia San Martín de Porres, donde trabajo arduamente tanto en lo material como en lo espiritual.

En esta parroquia de San Martín de Porres la torre que se divisa de cualquier parte de la ciudad es recuerdo de su trabajo material y la nueva evangelización se inicio en su tiempo de párroco. Es de reconocer y admirar como un sacerdote en el ocaso de su vida y con limitaciones físicas, tuvo tanta entrega, amor y energía para iniciar este sistema integral de nueva evangelización, colocando esta parroquia como la primera en la renovación mediante este proceso de nueva evangelización.

Como capellán de la escuela Gabriel González recibió varias condecoraciones que lucía en la pared de su despacho privado en la parroquia de San Martín de Porres. Fue distinguido por petición de Monseñor ALONSO ARTEAGA YEPES como prelado de honor; Las insignias las recibió el 20 de Enero de 1990 en la catedral del Espinal-Tolima de mano del Eminentísimo señor Cardenal ALFONSO LÓPEZ TRUJILLO ARZOBISPO DE MEDELLÍN.

Monseñor Triana murió siendo párroco de San Martín de Porres el 29 de Diciembre del 2006, sus restos reposan en el cementerio central del Espinal, Tolima.

Eduardo Cubillos Calderón. Pbro.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*