Del editor al lector

En cada edición vemos la gracia de Dios que nos acompaña, porque hay un entusiasmo de parte del equipo del Periódico de la Misericordia, en ofrecer un buen mensaje a cada uno de los lectores, cuyo único objetivo es dejar plasmado en sus mentes y corazones un mensaje que les sirva para la vida, para el crecimiento en la fe y la unidad familia. Es por ello que en esta edición número 20, los consagramos a la Virgen del Carmen, patrona de los conductores, para que sea ella la que cuide de ustedes, ya que de una o de otra forma, tienen que ver con el medio de trasporte.

Dicha consagración la hacemos al darnos cuenta que el año pasado en Colombia fueron 7.000 personas que murieron en accidentes de tránsito y 40.000 personas que quedaron lesionadas, cifras alarmantes que nos propicia el observatorio de la agencia Nacional de Seguridad vial (ANSV), entidad adscrita al ministerio de trasporte, la cual enumera tres causales de dichos accidentes:

1. LA DISTRACCIÓN COMO ANOMALÍA DE ATENCIÓN: La distracción, según la agencia, “es un estado psicológico de disposición mental, que impide temporalmente a una persona prestar la debida atención, a las cualidades del objeto, es decir, que constituye una incapacidad transitoria para captar o aprehender las características de los objetos o hechos reales”.

2. DISTRACCIÓN POR ESTADO ANÍMICO: Este se presenta por múltiples formas: Problemas personales, familiares, sentimentales, discusión cuando van viajando con la familia o pasajeros, por problemas económicos o laborales, por cansancio, por haber consumido alcohol, porque la música lo trasporta a los recuerdo negativos del pasado y por concentrarse, no en la conducción sino en cosas del pasado, presente o futuro.

3. DISTRACCIÓN HIPNOTIZADO POR EL CELULAR: “La gran carga de información generada por el uso y manejo del teléfono móvil durante la conducción da lugar a que existan situaciones o indicaciones del tráfico que no sean detectadas por el conductor con el consecuente riesgo potencial de accidente”…

“De forma resumida se puede considerar que los efectos negativos más importantes que produce la telefonía móvil así como las tecnologías multimedia integradas en el vehículo son: interferencia en el manejo del vehículo, aumento de las distracciones, pérdida de la noción de la situación del vehículo respecto al tráfico, desvío de la trayectoria del vehículo, velocidad reducida (anormalmente reducida) con relación al resto del tráfico, aumento del tiempo de reacción y de la distancia de seguridad ante cualquier emergencia”…

“De los estudios realizados hasta el momento se concluye que aproximadamente la mitad de las señales de tráfico pasan inadvertidas y no se respeta la prioridad en uno de cada cuatro cruces. Según el mismo estudio, los momentos de mayor peligro con la telefonía se producen cuando se recibe una llamada, al haber un elemento de sorpresa e incluso cambian las pulsaciones y la actividad cerebral. Respecto al empleo del teléfono de manos libres, se comprobó cómo durante los dos primeros minutos de conversación todavía se mantenía la atención, pero a partir de ese momento se iba perdiendo paulatinamente la atención en el tráfico”.

Al colocar en sus manos esta nueva edición, le pedimos a la virgen que cuide de cada uno y que los mantenga sanos y salvos, para que con calidad de vida, puedan responder con alegría y prontitud al trabajo diario, como también al llamado que Cristo y la Iglesia les hace de vivir el Evangelio y de anunciarlo, de manera especial a los más necesitados.

José Orlado Salazar Duque. Pbro. PhD en Filosofía.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*