DOMINGO 23 DE JULIO DE 2017

XVI DOMINGO ORDINARIO

PRIMERA LECTURA SABIDURÍA 12,13, 16-19: El libro de la sabiduría está indicando que el Señor es el único Dios y que fuera de él no hay otro. Que este bello concepto de sentir y saber “que fuera del Señor no hay otro”, lo vivamos a plenitud y lo proclamemos a los demás con alegría.

SALMO 86,5-6,9-10,15-16: Sólo cuando se tiene la experiencia del amor y misericordia del Señor, se tendrá la capacidad de acudir a él e invocarlo en los momentos difíciles de la vida, con la certeza que escuchará nuestra súplica.

SEGUNDA LECTURA ROMANOS 8,26-27: La ausencia de Dios en nuestras vidas y la limitación humana, nos impide muchas veces orar con el corazón y pedir lo que más nos conviene; por ello, se hace necesario aprender a comunicarnos con Dios, por medio de la oración, con la confianza que el Señor nos enviará su espíritu Santo para que nos ayude. “De igual manera, el Espíritu viene en ayuda de nuestra flaqueza, pues nosotros no sabemos cómo pedir para orar como conviene; mas el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos inefables”.

EVANGELIO MATEO 13,24-43: Las tres parábolas de éste evangelio hacen referencia al Reino de los cielos; por medio de ellas, Jesús nos ayuda a descubrir la necesidad de estar preparados para no permitir que en nuestro corazón se siembre la semilla del mal, porque ella no permitirá que demos frutos y que contemplemos la gloria del Señor, en el momento de la muerte, ni que vivamos y anunciemos en este mundo el Reino de los cielos.

Recordemos: Cristo en la Iglesia, sembró la mejor semilla en nuestro corazón, la del Reino de los Cielos, pero el demonio quiere arrebatarla. No lo permitamos. No se puede olvidar, además, que todos estamos llamados a sembrar en los demás la semilla del amor, del perdón y de la esperanza.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*