DOMINGO 5 DE NOVIEMBRE DE 2017

XXXI DOMINGO ORDINARIO

PRIMERA LECTURA: MALAQUÍAS 1,14–2:2, 8-10: Malaquías significa enviado y es uno de los últimos profetas del Antiguo Testamento. Ya el Templo de Jerusalén estaba reconstruido, pero el profesa observa que el culto que celebraban no era de corazón, el pueblo se había vuelto corrupto y al Señor le ofrecían lo peor, por ello denuncia el profeta diciendo: “Y cuando presentáis para el sacrificio una res ciega, ¿no está mal? Y cuando presentáis una coja o enferma, ¿no está mal?”, continúa diciendo el profeta: “No me es grata la oblación de vuestras manos. ¡Maldito el tramposo que tiene macho en su rebaño, pero que promete en voto y sacrifica al Señor bestia defectuosa!”. Que el Espíritu Santo nos ayude a convertirnos de corazón y a ofrecerle al Señor lo mejor de nosotros y no las migajas.

SALMO 131,1-3: La invitación es a vivir en paz, con un corazón tranquilo como el de un niño, sin ser altivo y orgulloso, si no sencillo y humilde, de esta manera no se tendrá angustia alguna, ni se buscará grandezas en este mundo, sino la gloria de Dios.

SEGUNDA LECTURA: I TESALONICENSES 2,7-9, 13: Meditar en la conversión de Pablo, impacta nuestro corazón, porque, a pesar de los azotes, cárceles, persecuciones y de sus trabajos y fatigas, no se canso de predicar el Evangelio, quien lo hace con amabilidad, amor entrega y con el mismo compromiso, como lo dice el mismo Pablo: “como una madre cuida con cariño de sus hijos. De esta manera, amándoos a vosotros, queríamos daros no sólo el Evangelio de Dios, sino incluso nuestro propio ser, porque habíais llegado a sernos muy queridos”. A ejemplo de Pablo, con dedicación, amor y entrega, a pesar de las dificultades, prediquemos el Evangelio a nuestros hermanos.

EVANGELIO MATEO 23,1-12: El mensaje de Jesús en este domingo es claro y toca tres puntos esenciales: 1. “Haced, pues, y observad todo lo que os digan; pero no imitéis su conducta, porque dicen y no hacen”. Se está refiriendo a los doctores de la ley, que a pesar de conocer y enseñar muy bien las exigencias de la norma y la ley no la cumplen. 2. “Todas sus obras las hacen para ser vistos por los hombres”. No hay un compromiso con el Señor, sólo buscan ser vistos y alabados por la sociedad, nada hacen para acumular tesoros para la vida eterna. 3. “El mayor entre vosotros será vuestro servidor. Pues el que se ensalce, será humillado; y el que se humille, será ensalzado”. Recuerda que la misión es el servicio, el ser humilde, el donarse a los demás. Esta es la lógica de Dios y el medio para llegar al cielo.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*