Editor al lector

Al cumplir su segundo aniversario el Periódico la Misericordia, da gracias a Dios, porque la Diócesis del Espinal, en compañía de sus párrocos, vicarios parroquiales y fieles laicos, ha cumplido con su misión de extender el anuncio del Evangelio, a través de este medio de evangelización. Por tal motivo, queremos agradecerles e invitarlos a continuar sin desfallecer en la promoción y difusión del periódico, cuyo único fin ha de ser cumplir con la misión de formar y capacitar a los laicos, para que ellos, a la luz del Evangelio se comprometan a ser testigos de Cristo y de la Iglesia en su familia y comunidad.

Cómo quisiéramos que en cada parroquia haya una pastoral comprometida, tanto de los sacerdotes como de los grupos apostólicos con este medio, para que el periódico no se vea arrumado en los despachos parroquiales y para que no se sienta que es una carga u obligación más de la parroquia con la diócesis u obispo, sino una gracia, medio y oportunidad que se tiene de servir y llegar a todos a través de este medio. De esta manera el periódico, cuando llegue a las parroquias, será distribuido con prontitud, haciendo que llegue a todos, católicos y no católicos y quedando satisfechos de dar cumplimiento a la misión de Evangelizar con la distribución y motivación de la lectura del periódico la Misericordia. Que el Señor nos ayude a todos a concientizarnos de la importancia de evangelizar con el periódico diocesano.

El periódico aprovecha también este espacio para felicitar a la Diócesis, a los sacerdotes y de manera especial a los padres Orlando Salazar, Jaime Cardoso y Hermes Reyes por la celebración de las bodas de plata sacerdotales el pasado 16 de octubre. Que el Espíritu Santo los siga asistiendo en su ministerio; recordando que la vocación sacerdotal es una elección Divina y que cuando Dios llama es para contribuir a la salvación de los hombres, como lo dice la Carta a los Hebreos: “ Porque todo sumo sacerdote tomado de entre los hombres es constituido a favor de los hombres en lo que a Dios se refiere, para que presente ofrendas y sacrificios por los pecados; para que se muestre paciente con los ignorantes y extraviados, puesto que él también está rodeado de debilidad; y por causa de ella debe ofrecer por los pecados, tanto por sí mismo como también por el pueblo. Y nadie toma para sí esta honra, sino el que es llamado por Dios, como lo fue Aarón”. (Hb 1-4)

El periódico, por otra parte, al colocar en sus manos la edición número 24 hace una invitación a buscar la Santidad, como nos lo pide la Iglesia el 1 de noviembre cuando celebra la fiesta de todos los santos, donde todos estamos llamados, no sólo a buscar mi santidad, sino también la de los demás. Además, no olvidarnos de orar en familia por los difuntos el 2 de noviembre, de manera especial por nuestros seres queridos que han retornado a la casa del Padre, ya que la oración de los vivos, contribuye al perdón de los pecados y el aumento de su gloria.

Orlando Salazar Duque. Pbro. PhD

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*