DOMINGO 7 DE ENERO DE 2018

LA EPIFANÍA DEL SEÑOR

ISAIAS 60,1-6. SALMO 72. EFESIOS 3,2-3, 5-6
MATEO 2,1-12:

Permitamos que la celebración de tan extraordinaria solemnidad de la fiesta de la Epifanía del Señor todos encontremos la luz de Cristo y sigamos sus enseñanzas, desprendiéndonos de todo lo material y apreciando lo divino, lo que nos lleva a descubrir la persona admirable de Jesús y a vivir su evangelio.

Los reyes magos dejaron su patria, su casa, sus comodidades, su familia, para adorar al recién nacido, porque ellos entendieron que valía la pena cualquier esfuerzo y sacrificio para adorar al verdadero salvador, por ello le ofrecieron lo que tenían, oro, incienso y mirra.

Que hoy entendamos que epifanía significa MANIFESTACIÓN del amor de Dios y que ILUMINA a todo el que lo adore. Así lo deja ver el profeta Isaías cuando dice: “¡Arriba, resplandece, que ha llegado tu luz, y la gloria de Yahveh sobre ti ha amanecido! Pues mira cómo la oscuridad cubre la tierra, y espesa nube a los pueblos, más sobre ti amanece el Señor y su gloria sobre ti aparece. Caminarán las naciones a tu luz, y los reyes al resplandor de tu alborada”.

“Que cada uno de nosotros caminemos en la luz del Señor y que tengamos la capacidad de postrarnos frente a Él, “Porque él librará al pobre suplicante, al desdichado y al que nadie ampara; se apiadará del débil y del pobre, el alma de los pobres salvará”.
Que este bello misterio sea conocido por cada uno de nosotros, porque es la única manera que recibimos la gracia de Dios, Por “revelación Divina”; gracia que nos impulsa a ser santos y merecedores de la vida Eterna.

Que nuestra petición sea, no perder el horizonte que nos lleva a Cristo y no dejarnos engañar ni del poder, ni del tener ni del placar, a ejemplo de los Reyes magos.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*