4 de febrero de 2018

V DOMINGO ORDINARIO

Job 7,1-4.6-7; Sal 146,1-2.3-4.5-6; I Corintios 9,16-19.22-23), San Marcos (1,29-39):

Aprendamos y entendamos de estos textos dominicales “que la vida es un soplo”, que se terminará rápidamente, lo que indica que no vale la pena vivir amargados y angustiados, sino alegres y en las manos del Señor, para que no estemos diciendo como los desdichados al acostarse, ¿Cuándo llegará el día? Y al levantarse, ¿Cuándo será de noche? Vivamos cada noche, cada día, cada instante de la vida feliz. Así lo quiere nuestro padre Dios.

El estar felices permite, junto al salmista, salmodiar, alabar al Señor, celebrar el misterio pascual en los templos, sanar las heridas del corazón y entender que el poder del Señor es grande, que llama a cada uno por su nombre, que cuenta el número de las estrellas y que cuida de los humildes y sencillos de corazón.

Sin duda alguna, la experiencia que se tenga del amor del Señor, permitirá a cada persona vivir y anunciar el Evangelio de Cristo “como un deber que le incumbe”, hasta el punto de exclamar con el Apóstol Pablo: ¡Ay de mí si no predicara el Evangelio!, el cual se anuncia con amor y por amor, gratuitamente y sin excepción alguna, cuyo fin es la salvación de las almas y la gloria de Dios.

En el evangelio de hoy vemos a Jesús con una vida activa. Primero predicando el Evangelio en la sinagoga, luego acompañado de Santiago y Juan va a visitar a Simón y Andrés, quien al encontrar a la suegra de Simón en cama con fiebre, no tardo en tomarla de la mano y sanarla y en seguida se pone a servirles. El Evangelio indica además, que Jesús, ya en la puesta del Sol, curó a los enfermos que le trajeron y expulsaba a los demonios y nos les permitía hablar. Ya en la madrugada se retiró a orar, para tomar fuerzas y seguir recorriendo la galilea entera, anunciando el reino de los cielos.

La invitación es a que cada uno, a los pies del maestro, aprendamos a orar, de esta manera, sin ningún esfuerzo, dedicaremos todo el tiempo al anuncio del Evangelio.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*