REQUISITOS PARA EL BAUTISMO

El Bautismo «es el más bello y magnífico de los dones de Dios […] lo llamamos don, gracia, unción, iluminación, vestidura de incorruptibilidad, baño de regeneración, sello y todo lo más precioso que hay. Don, porque es conferido a los que no aportan nada; gracia, porque es dado incluso a culpables; bautismo, porque el pecado es sepultado en el agua; unción, porque es sagrado y real (tales son los que son ungidos); iluminación, porque es luz resplandeciente; vestidura, porque cubre nuestra vergüenza; baño, porque lava; sello, porque nos guarda y es el signo de la soberanía de Dios» (San Gregorio Nacianceno, Oratio 40,3-4).

Pues bien, siendo un sacramento tan grande, no se puede negar a quien lo quiere recibir, y esta dispuesto a ser cristiano católico. Tengamos en cuenta que los requisitos pueden cambiar si son para un adulto o si son para un niño.

EN EL CASO DE LOS MENORES DE 7 AÑOS TENGAMOS EN CUENTA LO SIGUIENTE:

1. Los padres tienen la obligación de hacer que los hijos sean bautizados en las primeras semanas. Es preciso inculcar frecuentemente este criterio a la comunidad cristiana a través de la predicación ordinaria. Es creciente la mentalidad laicista que mira con indiferencia la recepción de los Sacramentos y por lo mismo cada vez se aumenta el número de bautismos de mayores de 8 años en la Diócesis. (Cfr. can. 867,1 e Instrucción de la Congr. Para la Doctr. Fe, 20 oct. 1).

2. En todas las parroquias es obligatoria la catequesis pre-bautismal para los padres y padrinos de los niños que van a ser bautizados. Esta catequesis debe ser suficientemente amplia y realizada personalmente por el párroco o por personas realmente preparadas; de seguirse los temas ofrecidos por la Diócesis. No ayuda para nada pastoralmente hablando ni a la seriedad de lo que hacemos, dispensar a nadie de esta catequesis o hacerla de manera rutinaria o superficial.

3. Los padres deben presentarse con la debida anticipación al despacho parroquial; allá se les tomará cuidadosamente los datos en el talonario de bautismos; se acordará el día y la hora de la ceremonia en conformidad con la programación parroquial; se les repartirá el plegable de que disponga la parroquia para estos efectos y se les recordará el día, hora y lugar del curso de preparación.

4. Normalmente, debe exigirse el registro civil como requisito previo y los datos deben transcribirse en el talonario de bautismos exactamente corno están en el registro para evitar futuras complicaciones. No se debe anotar el nombre del padre si este expresamente no aparece en el registro civil. Recordar además que en el Talonario van anotados los nombres y apellidos claros de los abuelos paternos, de los abuelos maternos, al igual que de los padrinos, del ministro del sacramento. Del mismo modo debe constar la fecha del bautismo y la fecha de nacimiento.

5. Para bautizar lícitamente a un niño se requiere que den su consentimiento los padres, o al menos uno de los dos, o quienes legítimamente hacen sus veces. En peligro de muerte cualquier niño puede ser lícitamente bautizado aun contra la voluntad de sus padres (Cfr. can. 868).

6. Se requiere también que haya esperanza fundada de que el niño va a ser educado en la religión católica: si falta por completo esa esperanza, debe diferirse el bautismo, haciendo saber la razón a los padres (can, 868, 1, 2).

7. Quien padece retardo mental grave se equipara a los infantes para efectos del bautismo (can. 852, 2).

8. PADRINOS: católicos practicantes, de probada virtud, que vivan conforme lo manda la Iglesia. No colocar ATEOS, personas de otros credos, gente que este en público pecado (amancebados, divorciados, etc.). convendría leer el artículo del mes de diciembre de 2017 en que se explica y trata bien el tema sobre los padrinos.
9. A la ceremonia llevar un cirio y conviene vestir de blanco al niño.

En el caso de los adultos, se debe tener en cuenta:

1. El Bautismo lo solicita la misma persona.
2. Debe hacer un catecumenado (tiempo catequético y de preparación integral por el tiempo que sea necesario, mínimo de un año).
3. Luego deberá solicitar formalmente ser admitido al bautismo, a la comunión y a la confirmación. Siguiendo los pasos propuesto por el RICA (Ritual de Iniciación Cristiana de Adultos), el párroco discierne si es oportuno presentárselo al Señor Obispo para que este sea bautizado.
4. Se considera catecúmeno o potencialmente catecúmeno aquel mayor de 7 años o persona que teniendo el uso de razón no ha sido bautizado y se prepara para recibir la iniciación cristiana (Bautismo, la confirmación y la Eucaristía).

De otra parte, transcribiendo el Catecismo de la Iglesia Católica, se tener en cuenta que “El catecumenado, o formación de los catecúmenos, tiene por finalidad permitir a estos últimos, en respuesta a la iniciativa divina y en unión con una comunidad eclesial, llevar a madurez su conversión y su fe. Se trata de una “formación, aprendizaje o noviciado debidamente prolongado de la vida cristiana, en que los discípulos se unen con Cristo, su Maestro. Por lo tanto, hay que iniciar adecuadamente a los catecúmenos en el misterio de la salvación, en la práctica de las costumbres evangélicas y en los ritos sagrados que deben celebrarse en los tiempos sucesivos, e introducirlos en la vida de fe, la liturgia y la caridad del Pueblo de Dios” (AG 14; cf. Ritual de iniciación cristiana de adultos, Prenotandos 19; Ibíd., Sobre el tiempo del catecumenado y de sus ritos 98).

Los catecúmenos “están ya unidos a la Iglesia, pertenecen ya a la casa de Cristo y muchas veces llevan ya una vida de fe, esperanza y caridad” (AG 14). “La madre Iglesia los abraza ya con amor tomándolos a sus cargo” (LG 14; cf CIC can. 206; 788).

Recuerden que los requisitos que se piden cumplir, son para que respetemos la dignidad de lo sagrado y hagamos todo como Dios y la Santa Madre Iglesia mandan.

ANTONIO DEVIA MENDEZ. Pbro
Vicario Judicial.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*