Editorial

Llenos de gozo y alegría espiritual clausuramos un tiempo especial en la vida de nuestra diócesis del Espinal, el Año jubilar con motivo de los sesenta años de creación de esta querida Iglesia particular. La clausura fue en la celebración de la Misa Crismal el pasado diecisiete de marzo con presencia del presbiterio, los religiosos, las religiosas y significativas delegaciones de todas las parroquias. Acabamos de vivir también la celebración de Semana Santa, tiempo de reflexión, meditación y celebración de los misterios que nos dan la salvación. Dios nos conceda la gracia de mantener vivo el fervor que nos movió a participar en las celebraciones de los días santos.

Damos gracias a Dios por tantas bendiciones recibidas, especialmente en los momentos que compartimos con motivo del Año jubilar. Me refiero en particular a la celebración eucarística del 18 de marzo del año 2017 presidida por el señor Nuncio Apostólico Ettore Balestrero, a la peregrinación que se hizo con el clero a la parroquia Nuestra Señora de Fátima en Flandes, a las peregrinaciones que llegaron hasta el Santuario de Nuestra Señora del Carmen de Apicalá, de La Candelaria en Purificación, hasta las parroquias de San Juan Bautista en Chaparral, Santa Ana en el Guamo y la Catedral en Espinal; me refiero también a la celebración del 17 de marzo del año en curso en nuestra Iglesia Catedral del Espinal. Hubo muchos momentos de oración y programas especiales promovidos por el seminario mayor, sacerdotes y comunidades parroquiales que constantemente nos invitaban a dar gracias a Dios por los sesenta años de la existencia de nuestra Iglesia diocesana como tal.

Completó el júbilo de nuestros corazones la visita del Papa Francisco a Colombia en los primeros días del mes de septiembre del año 2017. Todavía resuenan en nuestros oídos la claridad, vehemencia y sencillez de sus mensajes; todavía parecen vivas las imágenes que contemplaron nuestros ojos viendo su testimonio y el amor expresado en su cercanía a todas las personas que tuvieron la oportunidad de verlo y saludarlo de cerca. Fue realmente un tiempo de muchas bendiciones para todos los colombianos.

Una vez más damos gracias a Dios por tanta bondad, por su clemencia, paciencia, por su providencia, por su cercanía, por su Plan de Salvación trazado para esta porción de su pueblo que peregrina en el sur del departamento del Tolima, porque su misericordia la sentimos en el diario vivir de nuestra iglesia diocesana. Bendito sea Dios que nos ha bendecido en la persona de Nuestro Señor Jesucristo.

Somos conscientes que la tarea continúa, que tenemos la responsabilidad de seguir favoreciendo el crecimiento del Reino de Dios en medio de nuestros pueblos; por eso, los sacerdotes, con el Obispo a la cabeza, con la participación de religiosos, religiosas y laicos comprometidos estamos llamados a dar un fuerte impulso, un renovado impulso a la Nueva Evangelización por todos los rincones de la diócesis. Ahora estamos comprometidos en la ejecución de nuestro PLAN DE PASTORAL.

Estamos empeñados, llamados y convocados todos a tomar en nuestras manos, llenos de generosidad, la bandera de la Nueva Evangelización. Invito a las realidades apostólicas de las parroquias a conocer y familiarizarse con el contenido de nuestro Plan de Pastoral. Si no lo estudiamos, si no tratamos de ponerlo en práctica nos vamos quedando rezagados en la dinámica pastoral de nuestra iglesia diocesana. Pido encarecidamente a los párrocos que sean diligentes y generosos para darlo a conocer a las comunidades parroquiales.

Todos hagamos el esfuerzo de responder efectivamente y de manera desinteresada, a la misión que se nos ha encomendado. Recordemos que también el Señor Jesús llega a nosotros con estas palabras: “Id, pues, y haced discípulos a todas las gentes bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles a guardar todo lo que yo os he mandado. Y he aquí que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo” (Mt 28,19-20).

+Mons. Orlando Roa Barbosa
Obispo de la diócesis del Espinal

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*