PREGUNTAS FRECUENTES SOBRE LA NULIDAD MATRIMONIAL

Ahora que las relaciones matrimoniales de muchos no han ido bien, y han escuchado que el PAPA ha dado la posibilidad de mirar si su matrimonio fue nulo o no, se hace necesario plantear al menos hipotéticamente algunas preguntas buscando resolver inquietudes que la gente plantea. A continuación, basados en un material facilitado por el Tribunal Eclesiástico de Bogotá, les dejamos a consideración lo siguiente:

¿Qué es una declaración de nulidad matrimonial?

La nulidad matrimonial es la declaración pública, dictada por los tribunales eclesiásticos tras un proceso judicial, mediante la cual se declara que un matrimonio concreto nunca llegó a surgir por ausencia de algún requisito o elemento esencial necesario para su validez. La declaración de nulidad no anula un matrimonio válido, sino que reconoce que tal matrimonio nunca fue contraído válidamente. Es necesario, en consecuencia, distinguir claramente la nulidad matrimonial del divorcio. El divorcio disuelve el vínculo matrimonial mientras que la declaración de nulidad declara que nunca existió realmente tal vínculo.

¿Cuáles son las causales que determinan la eventual nulidad de un matrimonio?

El Código de Derecho Canónico recoge los tres elementos que determinan la nulidad o validez de un matrimonio: la existencia de impedimentos, de vicios del consentimiento y de defectos de forma.

¿Cuáles son las causales más comunes de nulidad matrimonial?

Entra las causales más comunes se encuentran: la ausencia de la madurez requerida, incapacidad para ser buenos esposos o esposas, padres o madres, presencia de trastornos psíquicos, no querer casarse para siempre, no querer tener hijos y casarse obligado por fuertes presiones. Existen también algunas circunstancias sintomáticas que se toman en consideración: presencia de adicciones (alcoholismo, drogadicción, ludopatía, etc.), grave irresponsabilidad, alteraciones psicológicas graves, violencia y malos tratos, embarazos en el noviazgo, abortos, conductas anticonceptivas, infidelidad, etc.

¿Quién puede solicitar la nulidad de un matrimonio?

La nulidad matrimonial puede pedirse siempre que uno o ambos contrayentes tengan dudas razonables sobre la validez de su matrimonio. No es necesario que ambos estén de acuerdo. Lo más recomendable es dirigirse a su párroco para recibir de él la debida asesoría y acompañamiento.

¿Se necesita de un abogado para tramitar la causa?

No, no es necesario contratar con un abogado para adelantar su proceso de nulidad. La diócesis brinda asesoría jurídica a lo largo del proceso. No obstante, si usted prefiere y puede contar con los servicios de un abogado puede elegirlo de entre los abogados inscritos ante el Tribunal Eclesiástico.

¿Es necesario haber realizado la cesación de efectos civiles del matrimonio y la separación de bienes antes de presentar la solicitud de nulidad?

La praxis vigente en los Tribunales Eclesiásticos pide, en la mayoría de los casos, que se hayan realizado dichos trámites antes de la presentación de la solicitud de nulidad, de manera que los derechos de todas las personas involucradas en el proceso de nulidad estén previamente salvaguardados en el ámbito civil. El Tribunal Eclesiástico no es el espacio apropiado para dirimir materias ajenas al bien espiritual de las personas.

¿A qué tribunal se debe presentar la solicitud?

A partir de la reforma del Papa Francisco, la competencia de los Tribunales es más amplia. Actualmente, la solicitud de nulidad puede ser dirigida:

a) Al Tribunal de la Diócesis donde se celebró el matrimonio,
b) Al Tribunal del lugar donde reside quien presenta la demanda o su expareja,
c) Al Tribunal donde sea posible recabar con mayor facilidad las pruebas.
En todo caso, si el Tribunal no fuera competente para tramitar su causa, con gusto le ayudaremos a determinar el Tribunal competente para ello.

¿Qué se debe hacer para presentar la solicitud de nulidad?

Para facilitar el proceso, siga estos tres pasos fundamentales:
1. Consulte al párroco.
2. Una vez que haya hablado con su párroco, solicite una cita en el Tribunal Eclesiástico para redactar su solicitud de nulidad.
3. Presente la solicitud de nulidad ante el Vicario Judicial o su delegado. Solicite previamente una cita.

¿Cuáles son los documentos que deben acompañar la solicitud de nulidad?

1. Partida original de matrimonio máximo con máximo tres meses de expedida
2. Registro civil de matrimonio preferiblemente con nota marginal de divorcio si este ya ocurrió. Con máximo tres meses de vigencia.
3. Partida original de bautismo de los contrayentes con nota marginal de matrimonio – máximo con tres meses de expedida.
4. Partidas originales de bautismo de los hijos o registros civiles de nacimiento.
5. Otros documentos que podría ser útiles durante el proceso: certificados médicos, y otros documentos que considere importantes para presentar al proceso, referencias psicológicas, etc.

¿Cómo se desarrolla el proceso de nulidad?

Tiene fundamentalmente las siguientes fases:
a. La fase introductoria. Cánones 1501 al 1516. Se recibe la demanda.
b. Fase instructiva, cánones 1530 al 1599. Se recogen las pruebas.
c. Fase discusoria, cánones 1601 al 1606. Se decreta el cierre y se presentan argumentos.
d. Fase Resolutiva o decisoria, cánones 1607 al 1618.

¿Por qué se necesitan testigos?

Por lo general, el Derecho Canónico exige testigos que ayuden a los jueces a corroborar la información suministrada por las partes y a comprender mejor la situación de su relación matrimonial.

¿Qué otras pruebas se requieren?

En ocasiones, antes o durante el matrimonio, han sido consultados médicos, psiquiatras, psicólogos, sacerdotes, etc. tratando de buscar ayuda o asistencia para una persona o pareja. Para el Tribunal sería muy útil contar con el parecer de estas personas. En algunos procesos, para completar el material probatorio, se solicita la realización de una pericia sicológica o psiquiátrica.

¿Quién tiene acceso a la información del proceso?

Los documentos del proceso son estrictamente confidenciales. No pueden hacerse fotografías o divulgarse por ningún medio. Nadie tiene acceso a esta información excepto los miembros del Tribunal especialmente designados para el estudio de su caso. Todos ellos están obligados, por juramento, a mantener el secreto profesional. Su expareja, si decide participar en el proceso, tiene también derecho a conocer las actas del proceso, pero deberá comprometerse también a mantener la confidencialidad absoluta.

¿La expareja debe estar de acuerdo con adelantar el proceso de nulidad?

No, no necesariamente. Una vez que el Tribunal haya recibido oficialmente su petición, le informará por escrito a su expareja y le brindará la oportunidad de presentar su opinión sobre los hechos y, si lo cree oportuno, sus propios testigos. Ahora bien, si la expareja no responde a la solicitud del Tribunal o manifiesta no estar interesado en el proceso, se le declarará ausente y el proceso proseguirá sin su participación. La experiencia del Tribunal indica que, en la mayoría de los casos, la expareja se brinda a colaborar. Por ello, es importante que el Tribunal posea información exacta y verificada para poder contactar a su expareja.

¿Cuánto dura el proceso de nulidad matrimonial?

La duración promedio es de 6 meses o un año, aunque dicho tiempo puede variar –disminuir o aumentar- en razón de la complejidad de cada proceso. Por ello, no haga planes para contraer matrimonio nuevamente hasta que el proceso de nulidad no haya culminado completamente.

¿La nulidad es un proceso costoso?

El Tribunal se financia con las ofrendas de los fieles por los servicios recibidos. La gratuidad consiste en poner la justicia al alcance de todos.

¿Qué pasa con los hijos que se tuvieron durante el matrimonio?

Los hijos de un matrimonio declarado nulo no son “anulados”. Sus derechos y obligaciones permanecen inalterados. Sobre ellos se mantiene íntegra la obligación grave de los padres de cuidarlos y educarlos integralmente.

Antonio Devia Mendez. Pbro.
Vicario Judicial.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*