DOMINGO, 13 DE MAYO DE 2018 ASCENSIÓN DEL SEÑOR

LECTURA DEL LIBRO DE LOS HECHOS DE LOS APÓSTOLES 1,1-11:

En la festividad de la Ascensión del Señor, pidamos al todo poderoso se nos revele, para poder entender que el ser humano no es sólo materia, sino ante todo, trascendencia y vida eterna. Esta gracia permitirá desapegarnos de este mundo y contemplar el rostro radiante del Señor que nos invita a que transformemos nuestra vida de pecado y nos acerquemos a una vida de gracia y de amor, con la acción del Espíritu Santo, el cual se nos ha manifestado de muchas formas, dándonos a conocer el reino de los cielos, como nos lo dice la primera lectura: “Se les presentó después de su pasión, dándoles numerosas pruebas de que estaba vivo, y, apareciéndoseles durante cuarenta días, les habló del reino de Dios”.

Que en esta solemnidad de la Ascensión, al renovar la acción del Espíritu Santo en nuestras vidas, podamos cumplir con la misión encomendada por Cristo. “Cuando el Espíritu Santo descienda sobre vosotros, recibiréis fuerza para ser mis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria y hasta los confines del mundo”.

SAL 46,2-3.6-7.8-9:

El salmista nos da ejemplo de oración y alabanza cuando dice: “Dios asciende entre aclamaciones; el Señor, al son de trompetas”. Que nuestra oración sea sincera y que lo aclamemos con gritos de Júbilo, porque él es el dueño de cielo y tierra.

LECTURA DE LA CARTA DEL APÓSTOL SAN PABLO A LOS EFESIOS 1,17-23:

Si oramos a ejemplo del Apóstol Pablo, nuestras vidas serán trasformadas; así nos lo indica en su lectura: “Que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de la gloria, os dé espíritu de sabiduría y revelación para conocerlo. “Ilumine los ojos de vuestro corazón, para que comprendáis cuál es la esperanza a la que os llama, cuál la riqueza de gloria que da en herencia a los santos, y cuál la extraordinaria grandeza de su poder para nosotros, los que creemos”. Creamos de verdad en el Señor Jesús y recibiremos sus gracias.

EVANGELIO SEGÚN SAN MARCOS 16,15-20:

Al celebrar la fiesta de la Ascensión del Señor, oremos por la Iglesia católica y por los que no creen en ella, para que este Evangelio los ilumine y puedan comprender y seguir a Cristo a través de su Iglesia católica, fundada por él y a la cual le dio gracia y poder de proclamar el Evangelio y de bautizar, como lo indica el Evangelio de Mateo: “Se apareció Jesús a los Once y les dijo: «ld al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación. El que crea y se bautice se salvará; el que se resista a creer será condenado”. El texto continua diciendo: “Después de hablarles, el Señor Jesús subió al cielo y se sentó a la derecha de Dios. Ellos se fueron a pregonar el Evangelio por todas partes, y el Señor cooperaba confirmando la palabra con las señales que los acompañaban”. Amemos y oremos por nuestra Iglesia Católica, ya que ella es la depositaría de la fe.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*