Editor al lector

Sacerdotes de la Vicaria de Melgar visitando la obra de la futura parroquia de la Santa Cruz, en Barrios Unidos, Melgar - Tolima

Es grato para el periódico “La Misericordia” colocar en sus manos la edición No. 30 correspondiente al mes de mayo, que con plena seguridad será de gran utilidad para el crecimiento espiritual, si lo acogemos conscientes que todos los días aprendemos algo nuevo, cuando leemos un artículo o reflexionamos sobre un tema determinado y mucho más si lo trabajamos con los niños, adolescentes, jóvenes y familias, el taller que se viene proponiendo cada mes, como un medio de aprendizaje que ayudará a todos los fieles de la diócesis a vivenciar la doctrina de nuestra fe, deseado por el Papa y nuestro obispo Monseñor Orlando Roa Barbosa, quienes no escatiman esfuerzo alguno, para que la doctrina de Cristo y de la Iglesia sea conocida por todos, con el fin de alcanzar el bien supremo y la santidad, ojalá todos los hijos de Dios.

Y hablando de Santidad, la resiente exhortación del Papa Francisco sobre la Santidad indica: “La Santidad no se compra, no se gana con las propias fuerzas, sino que es simplemente de todos los cristianos” y aquella que debemos hacer todos los días, caminando en la presencia de Dios de modo irreprochable. Indica además, que se puede hacer sólo si lo sostiene cuatro elementos imprescindibles a saber: Coraje, esperanza, gracia y conversión.

Pidamos en este mes de mayo, a la Santísima Virgen María la gracia, de desear ser santos y de contribuir en su anuncio, para que los fieles replanteen en su corazón y su mente el desear ser buenos, caminando, como lo dice el Papa y el Evangelio, en la presencia del Señor y mucho más cuando nuestra diócesis es consagrada de manera especial a la Santísima Virgen María, así se ha comprobado en el nutrido número de parroquias que se encuentran erigidas bajo el titular de una advocación a la Madre sacerdotal, y esto sin contar las parroquias que llevan como festividad una advocación a la Madre de la Iglesia.

Recordemos rápidamente algunas parroquias erigidas cuyo titular es una advocación Mariana: Catedral del Espinal: Nuestra Señora del Rosario y además patrona de la Diócesis. Carmen de Apicalá: Santuario del Carmen de Apicalá. Purificación: Santuario Diocesano Nuestra Señora de la Candelaria y del Amparo. Flandes: Nuestra Señora de Fátima. Villarrica: La Medalla Milagrosa. Flandes: Nuestra Señora del Campo. Dolores: Nuestra Señora de los Dolores. Ataco: Nuestra Señora de Lourdes. Puerto Saldaña: Nuestra Señora de Guadalupe. La Arada, Tres esquinas y Olaya Herrera: Nuestra Señora del Perpetuo Socorro. Rioblanco y en el centro de culto de Flandes: María Auxiliadora. Melgar, Cunday y Santiago Pérez: Nuestra Señora de la Inmaculada Concepción. Ortega, Prado, Alpujarra: Nuestra Señora de Chiquinquirá. Castilla, Coyaima, Gaitania, Gualanday, Guamo, Purificación, Saldaña y Velú: Nuestra Señora del Carmen. Planadas: El inmaculado Corazón de María. Natagaima: La Natividad de Nuestra Señora.

Que la Virgen Santísima, a lo largo y ancho de la diócesis siga iluminando al obispo, los sacerdotes y fieles laicos, para que juntos, como pueblo de Dios, peregrinemos en la presencia del Señor, a la patria Celestial y que las fiestas que en el mes de mayo se celebran: día del trabajo, Ascensión del Señor, Pentecostés, Santísima Trinidad, Fátima, María Auxiliadora entre otras, afiance y consolide la fe, de tal forma que seamos incansables en el anuncio del Reino de los cielos.

Orlando Salazar Duque. Pbro. PhD

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*