¡Maestro no te rindas!

Monseñor Orlando Roa en celebración con los docentes del municipio de Icononzo -Tolima

MENSAJE A LOS MAESTROS 2018

QUERIDOS HERMANOS MAESTROS,

Hablar de la tradicional Eucaristía de gratitud a ustedes, es admitir que si es posible la coherencia e integración del saber y la trascendencia, entre la fe y la razón; trascendencia que se convierte en esa realidad maravillosa que debe despertarse en el hombre para nutrir el sentido de la vida… reunirnos en esta mañana para orar, es descubrir ese valor admirable que da la religión al sentido de la vida y una sociedad sin religión será una juventud más expuesta al suicidio. De igual manera me atrevo a decir que una sociedad sin el soporte firme de la razón, de la educación y de la verdad, se vuelve una estructura quebradiza e inestable. La ausencia de educación es leña seca que enriquece los grandes fogones de la corrupción y la guerra en cualquier sociedad, como bien dijo Nelson Mandela “la educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo”.

Tristemente nuestro campo de acción laboral es duro; muchos piensan que nuestra misión de ser un profesores es exclusivamente la de formar profesionales competentes que satisfagan la demanda laboral en cada preciso momento de la historia, A eso or desgracia, se suman los niños y jóvenes que en su mayoría llegan a nuestras instituciones sin el ansia de conocer la verdad y tal vez con una triste historia de realidad familiar… pero ante eso, ¡maestro no te rindas¡ trabajar duro por algo que no nos importa se llama estrés y, eso nos enferma, pero trabajar duro por algo que amamos y nos motiva, se llama pasión, y eso nos da el éxito. Como diría San Juan Bosco “educar es cuestión del corazón” Querido Maestro ¡adelante! que la vida es demasiado corta como para tener el trabajo equivocado, con la ayuda de la fe, nutre tu vocación de maestro, como dijo s.s. Francisco “quiero felicitarlos por la gran tarea que Jesús ha puesto en sus manos”

Las nuevas generaciones necesitan maestros como nosotros, ¡unidos! Aquí no somos colegios fraccionados, o instituciones públicas o privadas, de la mañana o de la tarde, aquí somos los apóstoles del saber, colegas unidos por una sociedad que necesita de nuestro servicio; vamos juntos con la ayuda de Dios hacia adelante, ir juntos es comenzar, mantenernos juntos es progresar, trabajar juntos por el mismo ideal es triunfar, y las familias Colombianas sí que necesitan ver nuestro triunfo; a los niños y jóvenes de hoy, es preciso ayudarles a ser coherentes entre la verdad y la fe, en una historia tan rota y egoísta que pueden afrontar.

El diálogo interdisciplinar es el mayor reto que tenemos en estos momentos y lo estamos asumiéndolos encontrándonos aquí, una razón sin fe es peligrosa, y una fe sin razón es ridícula, por ello, Si en la historia han existido grandes fronteras entre fe y razón, hoy y siempre estamos llamados a seguir creando puentes que las integren. Reconozcamos que el enfrentamiento entre saber y trascendencia, impide que el propio ser humano encuentre coherencia en lo que aprende y vive. Nos toca coser con el hilo de la fe y la razón, tantos desgarrones en el saber y en el entender.

Maestros gracias por venir…

Dios nos ayude.

Edwin Mauricio Murillo Galeano. Pbro
Delegado de la Pastoral Juvenil Educativa

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*