¿UN SEMINARISTA EN VACACIONES?

Seminaristas Seminario Mayor La Providencia de El Espinal - Tolima

Es la pregunta que normalmente le hacen a un seminarista; sus familiares, amigos, feligreses y curiosos.

¿Por qué las vacaciones?
En el proceso de vida vocacional, es necesario un espacio de descanso, en el cual el formando cambia de actividad para así fortalecer la vocación y la respuesta sincera al Señor.

Vacaciones en un seminarista, no significa dejar de lado la oración y la actividad eclesial, ya que este espacio no irrumpe estos aspectos, al contrario debe fortalecer la intimidad con Dios y los lazos de amor con la Iglesia. Las vacaciones es un volver a casa, a la familia, al hogar, de donde se salió como persona y fue el lugar donde se encendió la llama de la vocación. Él seminarista es un punto de referencia en la vida espiritual de todos los que lo rodean.

Es de recordar que la familia es la Iglesia doméstica que forma a su hijo (vocacionado), para luego entregárselo a la Iglesia Universal, como persona que se dona generosamente a la Escuela de Jesús (seminario). Escuela de Jesús que lo prepara, lo moldea, lo forma según el corazón del Sumo y Eterno Sacerdote, Jesucristo. Es normal, que, después del estudio, la madrugada, el compartir, el deporte y la acción pastoral, el seminarista tome un espacio con su familia, para valorar desde “fuera” (la casa, la parroquia, los amigos) todo lo hecho desde “dentro” (el seminario).

Es decir, las vacaciones son un momento de descanso, en el cual el seminarista sigue la ruta del constante crecimiento en el espíritu y en la mente, renueva sus fuerzas y energías para continuar con perseverancia y total disponibilidad la persona de Jesús.

Es por eso nuestras familias y amistades, han de acompañarnos con su dedicación y esmero, ofreciéndonos ambientes idóneos en vacaciones, ambientes sanos que vayan en favor de nuestra vocación y no ambientes que desvirtúen el proceso de aquel que dejo todo lo de un joven de la vida común, por la vocación, que más que un título es una opción de vida que conduce y nos hace puente, para que otros lleguen a Dios.

¡Felices Vacaciones, bajo el amparo de Nuestra Señora del Rosario!

Sebastian Lopez. Pbro.
Rector del Seminario Mayor La Providencia.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*