Papa Francisco: Los ídolos matan, el dinero roba la vida y el placer lleva a la soledad

Afirma el papa Francisco que los ídolos “quitan la vida”, así como el dinero “roba” y el “placer” lleva a la soledad. Adorar a los ídolos es “una tendencia humana, que no dejan de lado ni creyentes ni ateos”.

El Papa señala que “los ídolos esclavizan, prometen felicidad, pero no la dan; y uno se encuentra viviendo por esa cosa o esa visión en un torbellino autodestructivo, en espera de un resultado que no llega nunca”.

“El dinero roba la vida y el placer lleva a la soledad. Las estructuras económicas sacrifican vidas humanas para utilidades mayores. Se vive en la hipocresía, haciendo y diciendo lo que los demás esperan, porque el Dios de la propia afirmación lo impone”.
“Y se estropean vidas, –continúa diciendo el papa Francisco–, se destruyen familias y se abandonan jóvenes en manos de modelos destructivos”.
El Papa alerta de que “los ídolos prometen vida, pero en realidad la quitan. El Dios verdadero no pide la vida, sino que la dona. El Dios verdadero no ofrece una proyección de nuestro éxito, sino que enseña a amar. El amor verdadero no pide hijos, sino que dona a su Hijo por nosotros”.

“Los ídolos proyectan hipótesis futuras y hacen despreciar el presente”, sin embargo, “el Dios verdadero enseña a vivir en la realidad de cada día”, dijo el Pontífice.

El papa nos invita a preguntarnos: “¿Cuál es verdaderamente mi Dios?, ¿es el amor Uno y Trino, o mi imagen, mi éxito personal, quizás en el interior de la Iglesia?”.

El Papa explica que Dios “está en el centro de la propia vida y de Él depende lo que se piensa”. “Se puede crecer en una familia que dice ser cristiana pero centrada, en realidad, en puntos de referencia extraños al Evangelio”.
“El mundo ofrece el ‘supermarket’ de los ídolos, que pueden ser objetos, imágenes, ideas, roles”, comenta.

El Papa Francisco explica que un ídolo “es una visión que tiende a convertirse en una fijación, una obsesión. El ídolo es en realidad una proyección de sí mismo en los objetos o en los proyectos”.

“De esta dinámica se sirve, por ejemplo, la publicidad: no veo el objeto en sí pero percibo ese automóvil, el celular, ese rol –u otras cosas– como un medio para realizarme y responder a mis necesidades existenciales”.

“Y lo busco, hablo de eso, pienso en ello; la idea de poseer ese objeto o realizar ese proyecto, alcanzar esa posición parece una vía maravillosa para la felicidad, una torre para alcanzar el cielo, y todo se convierte en algo funcional a esa meta”, explica.

El Obispo de Roma alerta de que los ídolos “exigen un culto, exigen rituales” y ante ellos “se postra y se sacrifica todo” y pone algunos ejemplos actuales: “en la antigüedad hacían sacrificios humanos a los ídolos, pero también hoy: por la carrera se sacrifican los hijos, descuidándolos, o simplemente no teniéndolos; la belleza requiere sacrificios humanos; la fama pide la inmolación de sí mismo, de la propia inocencia y autenticidad”.

El papa Francisco invita a “reconocer las propias idolatrías”, lo que ya es “un inicio de gracia, y coloca en el camino del amor”. “Para amar de verdad es necesario liberarse de los ídolos”, indica.

https://www.aciprensa.com/

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*