Editorial

Va avanzado este año 2019 y es importante que también entremos de lleno en acciones pastorales y compromisos importantes que tocan directamente toda la vida diocesana.

Me refiero específicamente a nuestro Plan de pastoral y a la celebración de las bodas de plata del Seminario mayor La Providencia.

En lo que corresponde al Plan de Pastoral, me permito recordar desde el principio los logros que se tienen trazados para el presente año:

Consolidar el Grupo de Apoyo Misionero en cada parroquia y el SEV en cada vicaría foránea. Es decir, hay un compromiso serio para cada párroco y para todos los sacerdotes, de modo que se asuma esta tarea con seriedad y se consolide en cada parroquia de la diócesis un grupo de personas, que ayuden a impulsar el Sistema Integral de Nueva Evangelización. Con el GAM se puede sectorizar la parroquia en el pueblo y en el campo; con ellos se prepara la misión kerigmática y se acompaña la creación de nuevas pequeñas comunidades. Este año el Papa Francisco convoca a la Iglesia Universal para que se haga un Mes Misionero Extraordinario en octubre, mes dedicado a intensificar las acciones en pro de la obra misionera de la Iglesia. Pido a las fuerzas vivas de cada parroquia que apoyen las iniciativas de su párroco encaminadas a responder efectivamente a esta convocatoria.

El SEV es un instrumento pastoral importante para seguir motivando e impulsando la Nueva Evangelización en el ámbito de la Vicaría foránea. Le corresponde al Vicario foráneo y a los sacerdotes de su Vicaría que se haga realidad esta propuesta de nuestro plan de pastoral. Otros logros que se han trazado, y en los cuales se puede profundizar en otra entrega el periódico La Misericordia, son:
Tener la parroquia sectorizada y consolidar la organización pastoral de la misma.
Iniciar la evangelización con un marcado énfasis en la pastoral familiar.
Iniciar las Escuelitas de Formación en la fe.
Seleccionar y formar un equipo de apoyo con miras a la evangelización juvenil.
En lo que corresponde a las bodas de plata de nuestro Seminario Mayor La Providencia, les invito para que todos nos unamos en oraciones especiales para pedir por las vocaciones sacerdotales y religiosas para nuestra Iglesia particular del Espinal. Los veinticinco años de esta Institución en la que hemos estado comprometidos todos: obispos, sacerdotes, diáconos y laicos en general, nos mueven a renovar en el espíritu de cada uno el fervor de trabajar por la promoción de las vocaciones, pensando en el presente y futuro de la Iglesia diocesana y Universal. Qué bueno que cada parroquia de la diócesis aportara para el próximo año un seminarista que inicie su proceso de formación hacia el sacerdocio. Ese puede ser el mejor regalo que pidamos al Padre celestial, a Nuestro Señor Jesucristo Buen Pastor, al Espíritu Santo; a San José y a La Santísima Siempre Virgen María, en este año jubilar.

“Un Seminario nuevo,
para sacerdotes
nuevos”.

+Mons. Orlando Roa Barbosa
Obispo de la Diócesis del Espinal

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*