SEMINARIO MAYOR LA PROVIDENCIA. 25 AÑOS DE SERVICIO A LA DIÓCESIS DE EL ESPINAL.

Seminario Mayor La Providencia Espinal - Tolima

El próximo 15 de agosto, nuestro Seminario Mayor La Providencia, corazón de la diócesis, celebra sus bodas de plata. 25 años de historia; 25 años cumpliendo con su tarea de ser “un seminario nuevo para formar sacerdotes nuevos”. Hoy podemos afirmar, también: “25 años formando sacerdotes nuevos para tiempos nuevos”.

El gestor de la obra fue monseñor Abraham Escudero Montoya, 4º obispo de la diócesis de El Espinal, quien tenía el deseo que esta Iglesia particular contará con un lugar donde formar a sus propios sacerdotes. Bendijo la primera piedra, monseñor Paolo Romeo, entonces, Nuncio Apostólico en Colombia y hoy Cardenal Arzobispo emérito de Palermo, Italia, el 15 de agosto de 1991.

Desde esta hasta nuestros días, el seminario ha entregado, para bien de la misma diócesis y de la Iglesia universal, más de tres decenas de ministros, siendo los últimos, los padres Fredy Andrés Sánchez Viuche y Robinson Fernando Batencourt Torres, quienes recibieron su ministerio sacerdotal por la imposición de manos de nuestro pastor Monseñor Orlando Roa Barbosa, el pasado 11 de mayo, en la Parroquia Catedral Nuestra Señora del Rosario, en El Espinal; un hermoso regalo de Dios para nuestra diócesis en estos cinco lustros.

En estos 25 años, el seminario ha contado con siete rectores, quienes con su esfuerzo y trabajo han contribuido para que la obra siga adelante cumpliendo fielmente su misión; ellos son:
Ilustrísimo Monseñor, Jorge Enrique Correal
Presbítero, Pedro Bersal Guzmán
Monseñor Juan Carlos Barreto, hoy obispo de Quibdó, Chocó.
Excelentísimo Señor Pablo Emiro Salas, actual arzobispo de Barranquilla.
Presbítero Jesús Ernesto Ramírez
Presbítero Johan Sebastián López, C.M.
Presbítero John Jairo Valencia, C.M., rector actual.

En la actualidad la comunidad formativa del seminario está conformada por:
Cinco formadores que viven en el seminario: cuatro sacerdotes que pertenecen a la Congregación de la Misión y un sacerdote del clero de la diócesis.
31 seminaristas: uno en año de pastoral, 13 que cursan los estudios de teología, nueve que cursan los estudios de filosofía y ocho que están comenzando su formación haciendo el año de propedéutico. Todos estos jóvenes venidos de los distintos rincones, pueblos y veredas, de la diócesis.
17 profesores: de los cuales diez son sacerdotes de la diócesis, quienes generosamente, viene hasta las instalaciones del seminario, semana tras semana, con el fin de compartir sus conocimientos y experiencias con los jóvenes en formación, y; siete laicos, hombre y mujeres de fe, que también, desde sus campos propios de profesionalización y de trabajo aportan, con amabilidad y buena voluntad, en la formación de quienes serán los pastores del mañana.

Y, finalmente, ocho empleados, quienes con su trabajo cotidiano facilitan la vida y la formación de nuestros seminaristas.
Para su funcionamiento del seminario demanda onerosos gastos que se pueden sintetizar en los siguientes rubros: actividades formativas (salidas académicas, pago de algunos profesores…), pago de servicios públicos, alimentación, sueldos de empleados, mantenimiento de la planta física… entre otros.

Para su sostenimiento el seminario cuenta con cuatro entradas económicas, fundamentalmente:

  1. Ayudas que nos regalan fundaciones de cooperación internacional interesadas en apoyar obras de la Iglesia, tales como casas de formación de sacerdotes (fundaciones como: Ayudo a la Iglesia que Sufre; Adveniat…).
  2. Actividades que se realizan en las instalaciones del seminario y por el cual recibimos algún pago económico, tales como: retiros espirituales y convivencias de Emaús, del camino neocatecumenal y de Lazos de Amor Mariano, entre otros.
  3. El pago de pensión que mensualmente hace cada seminarista, que para este año, asciende a $ 400000 (cuatrocientos mil pesos). Para muchos seminaristas, es difícil pagar este dinero, dado que vienen de familias con escasos recursos económicos, por lo que cuentan con benefactores o también llamados padrinos, quienes, además de orar por sus vocaciones, cada mes aportan, desde sus capacidades y posibilidades, algún dinero para cancelar este compromiso. A ellos, Dios les page y les recompense su generosidad.
  4. Y finalmente, un aporte mensual que se recibe desde la curia diocesana. Este aporte que envía el economato proviene de la ofrenda que se recoge, los primeros domingos de cada mes, en todas las parroquias de la diócesis. Dios bendiga la generosidad de quienes dan su ofrenda para ayudar con la obra del seminario.
    Con este aporte económico que los fieles dan en sus parroquias contribuyen a la formación de sus futuros pastores. Es una manera de manifestar la comunión y fraternidad eclesial. La formación de los sacerdotes es responsabilidad de la Iglesia, es decir, de toda la comunidad, por lo tanto, todos estamos llamados a aportar desde nuestras posibilidades. De manera especial, los laicos, lo pueden hacer de dos modos: orando por las vocaciones y apoyando económicamente el seminario o las casas de formación sacerdotal.
    En nombre de la comunidad formativa del Seminario Mayor La Providencia expresamos nuestra gratitud con todos aquellos que hacen posible que esta obra siga adelante: formadores que se empeñan en acompañar y formar a los jóvenes, profesores que imparten sus conocimientos, empleados que nos ayudan con sus trabajo, padrinos que nos ayudan con su oración y sus aportes económicos, familias que apoyan a sus hijos seminaristas… y de manera especial a los párrocos y su feligresía que mes tras mes, oran por nosotros y nos apoyan económicamente, desde sus muchas o pocas posibilidades. A todos, Dios les bendiga y les recompense.
    Desde el seminario seguimos contando con las oraciones de todos nuestros hermanos en la fe de la diócesis y de manera especial les pedimos unirse a nosotros para dar gracias a Dios por estos 25 años de historia y de servicio y para pedir a Él que nos bendiga con abundantes y santas vocaciones.

John Jairo Valencia Marín, C.M.
Rector. Seminario Mayor La Providencia.
johnjvalenciamarin@yahoo.es

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*