25 AÑOS DEL SEMINARIO MAYOR LA PROVIDENCIA.

Los Pbros. Mario Alberto Pradilla Gonzalez y Henry Velasquez

CELEBRACIONES.

Durante este mes de agosto nuestra Iglesia particular de El Espinal se une para dar gracias a Dios por los 25 años de vida, historia y servicio del Seminario Mayor La Providencia. Una obra que inició el 15 de agosto de 1994. Fue su gestor monseñor Abraham Escudero Montoya, 4º obispo de la diócesis y bendijo la primera piedra monseñor Paolo Romero, entonces, Nuncio Apostólico en Colombia y hoy Cardenal Arzobispo emérito de Palermo, Italia.

Para celebrar estas efemérides la comunidad formativa ha pensado en tres momentos específicos: un día de encuentro de exalumnos, un día de reflexión académica y un día de celebración litúrgica.

Encuentro de exalumnos. Para el día miércoles 7 de agosto se ha invitado a los más de treinta (30) sacerdotes egresados del seminario en estos cinco lustros, para encontrarse, celebrar, compartir y recordar su paso por esta casa de formación. También han sido invitados para este encuentro los exrectores. El propósito de esta jornada se sintetiza en tres objetivos:
1º. Tener un espacio de integración y de compartir fraterno.
2º. Dialogar sobre los desafíos o retos que han tenido que enfrentar en la vivencia de su ministerio sacerdotal, y,
3º. Recordar su época de seminario; esas anécdotas que quedaron grabadas en sus memorias y esas lecciones que jamás se han de olvidar.
El horario previsto para la jornada incluye una mesa redonda, un espacio para compartir y dialogar, la celebración de la Eucaristía, el almuerzo y al final, un encuentro deportivo.

Día de reflexión académica. Para el día viernes 9 de agosto se ha previsto una jornada en la que se desea reflexionar sobre las oportunidades y desafíos a los que se enfrenta la formación sacerdotal en la actualidad. Para orientar esta reflexión se contará con la presencia del padre Manuel Hernando Vega, Director de los Departamentos de Ministerios Ordenados y Vida Consagrada de la Conferencia Episcopal Colombiana, quien por su trabajo conoce de cerca los lineamientos que desde la Iglesia, tanto universal como nacional, se vienen dando en torno a la formación de los futuros sacerdotes hoy.

Además se tendrá una presentación del padre Eduardo Cubillos, Vicerrector y Director Académico del Seminario y quien compartirá, con los presentes, una reseña del caminar histórico del seminario en estos 25 años.
Esta jornada está abierta al público en general interesado en la temática propuesta. Además de las dos ponencias, se ha pensado en un espacio de dialogo grupal donde se podrá hacer eco y debatir sobre el contenido que los ponentes propongan en sus presentaciones.

Celebración litúrgica. Finalmente, el día jueves 15 de agosto se tendrá una celebración eucarística. A esta celebración están invitados todos los sacerdotes de la diócesis y algunas otras personas cercanas a la vida del seminario.

Será esta una buena oportunidad para dar gracias a Dios por estos cinco lustros y por todas las personas que a lo largo de este tiempo han contribuido de alguna manera a llevar adelante esta obra, tan fundamental para la vida diocesana. De igual manera, se pedirá, al dueño de la vid que envíe más obreros para su viña: «La mies es mucha y los obreros pocos. Rogad, pues, al Dueño de la mies que envíe obreros a su mies» (Mt 9, 36 – 38).
Se suele decir que “los seminarios son el corazón de las diócesis”, y de verdad que lo son. De ellos reciben vitalidad las diversas Iglesias particulares extendidas por toda la tierra, dado que es allí donde se forman las nuevas generaciones de sacerdotes. Por esta razón es tan importante orar por las vocaciones, pedir al dueño de la mies que envíe más obreros para su mies. Pedirle que siga llamando más jóvenes, que nos regale muchas y santas vocaciones. Y pedirle además por quienes tienen en sus manos tan delicada tarea: el señor obispo y el equipo de formadores por él nombrado para esta misión.

¡Qué bueno que cada uno de los fieles católicos extendidos por todas las latitudes del territorio de la diócesis se comprometiera a rezar un ave maría, cada día, por el seminario! Sumando las avemarías de todos tendríamos muchos rosarios diarios por esta obra tan vital para todos. Y además, todos los jueves, debemos unirnos a la Iglesia Universal que ora por las vocaciones; este es un buen día para orar por nuestros seminaristas y nuestros sacerdotes. Ojalá nunca faltemos a esta oración.

Con estos eventos y la oración de todos, daremos gracias a Dios por los 25 años de seminario y le pediremos que mantenga con vida, por muchos años más, esta obra tan importante y querida para nuestra Iglesia particular de El Espinal.

John Jairo Valencia Marín. Pbro.
Rector Seminario Mayor la Providencia.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*