CÁSESE PARA TODA LA VIDA O NO SE CASE

Matrimonio celebrado en la parroquia de La Santa Cruz de Melgar, acompañados por monseñor Orlando Roa y los Pbros Brand Alape y Sergio Walteros

En tiempos de crisis y cambios de época, como también en las épocas de cambio, la gente se pregunta si lo que viene haciendo sigue siendo válido y si tiene sentido seguirlo haciendo. No es un secreto que el mundo anda agitado y hay problemáticas en todos los ámbitos y la familia no es ajena a esa situación. Aparecen propuestas de soluciones, planteadas desde un rigorismo extremo hasta un laxismo total.

La familia comienza con el matrimonio, la unión del hombre y la mujer, que luego de una ceremonia, bien sea religiosa o civil, o la simple decisión como iniciativa de ambos de irse a convivir, para ser felices, hacer patrimonio juntos, criar unos hijos y educarlos, da origen a una situación nueva, se pasa de un “yo” y un “tu” a un nosotros. Creando con ello no solamente una familia sino una situación jurídica nueva que lleva derechos y deberes que todos deben cumplir como también garantías de estabilidad en el proyecto de vida de cada uno.

El catecismo católico en el numeral 1602 haciendo referencia al matrimonio y citando la Palabra de Dios, enseña que: La sagrada Escritura se abre con el relato de la creación del hombre y de la mujer a imagen y semejanza de Dios (Gn 1,26- 27) y se cierra con la visión de las «bodas del Cordero» (Ap 19,9; cf. Ap 19, 7). De un extremo a otro la Escritura habla del matrimonio y de su «misterio», de su institución y del sentido que Dios le dio, de su origen y de su fin, de sus realizaciones diversas a lo largo de la historia de la salvación, de sus dificultades nacidas del pecado y de su renovación «en el Señor» (1 Co 7,39) todo ello en la perspectiva de la Nueva Alianza de Cristo y de la Iglesia (cf Ef 5,31-32).

Por su parte el código de derecho canónico en el canon 1055 § 1. determina el Matrimonio como La alianza matrimonial, por la que el varón y la mujer constituyen entre sí un consorcio de toda la vida, ordenado por su misma índole natural al bien de los cónyuges y a la generación y educación de la prole, fue elevada por Cristo Señor a la dignidad de sacramento entre bautizados. § 2. Por tanto, entre bautizados, no puede haber contrato matrimonial válido que no sea por eso mismo sacramento.

Un matrimonio celebrado como Dios y la Iglesia mandan, debe ser para toda la vida, y aunque los esposos cada uno se vaya por caminos diferentes, ese matrimonio sigue siendo para toda la vida, hasta que la muerte los separe. Nos preguntamos entonces si ¿Ha querido Dios que el matrimonio sea «uno con una y para siempre»?, la respuesta es sí, porque al instituir el matrimonio, Dios le dio unas características adecuadas a la naturaleza humana. Desde el principio quiso que fuera una unión exclusiva y permanente de un hombre con una mujer. Y Jesucristo mismo lo enseña con toda claridad: ¿No han leído que al principio el Creador los hizo varón y hembra y les dijo: ¿por eso dejará el hombre a su padre y a su madre y se unirá a su mujer, y serán los dos una sola carne? Así, pues, ya no son dos, sino una sola carne. Por tanto, lo que Dios unió no lo separe el hombre (Mt 19,4-6).

Ahora bien, como en todo hay problemas, incluso en la vida matrimonial, uno de los remedios a los problemas matrimoniales que se coloca de primera mano, sigue siendo el divorcio, alegando algunas causales, cosa que ni la Sagrada Escritura, ni la Tradición de la Iglesia aceptan ya que no es una medicina para un problema sino un escape frente a una situación.

De cara a tantos matrimonios rotos y que ya no tienen modo de reconciliarse porque hay nuevas familias de por medio, la Iglesia desde tiempos antiguos, los ha sometido al estudio de la posible nulidad, partiendo no de la sospecha de invalidez sino de la presunción de validez del sacramento. Es decir, analiza si se dieron o no las condiciones para que la ceremonia religiosa surta el efecto que la Sagrada Escritura y la misma Iglesia siempre han defendido.

En consecuencia, la Iglesia habiendo escuchado a los cónyuges o a uno de ellos, o al promotor de justicia, se pregunta ¿Cuáles son las causales que determinan la eventual nulidad de un matrimonio?, recurriendo a lo establecido por el Código de Derecho Canónico que los recoge en tres elementos que determinan la nulidad o invalidez de un matrimonio, esto es: la existencia de impedimentos, de vicios del consentimiento y de defectos de forma. De manera resumida, podemos decir lo siguiente:

Los impedimentos pueden definirse como prohibiciones legales para contraer matrimonio válidamente. Se trata de circunstancias objetivas de los contrayentes que pueden tener su origen en el derecho natural o en una norma canónica.

Los vicios del consentimiento son defectos graves que afectan la validez del vínculo matrimonial. Pueden radicar en el ámbito del entendimiento (ignorancia y error) o en el de la voluntad (simulación del consentimiento matrimonial y matrimonio contraído bajo condición por violencia o miedo). En efecto, una pareja no es apta ni idónea para generar una verdadera comunidad de vida y amor conyugal si: uno o ambos contrayentes excluyen –por un acto positivo de la voluntad– la fecundidad, fidelidad e indisolubilidad del vínculo; son incapaces para discernir libremente o asumir las obligaciones del vínculo matrimonial por causas de naturaleza psíquica; ignoran el significado esencial del matrimonio; yerran sobre la persona del otro cónyuge o sobre una cualidad entendida directa y principalmente; están engañados por dolo; se casan impulsados por la convicción errada de que el matrimonio no sea un vínculo exclusivo, indisoluble y dotado de dignidad sacramental; someten su propio consentimiento matrimonial a una condición o si está inducido por violencia o temor grave.

Los defectos de forma son los que se refieren a la manifestación externa del consentimiento y a los requisitos de forma o solemnidades jurídicas que la ley canónica exige para su validez.

La nulidad matrimonial puede pedirse siempre que uno o ambos contrayentes tengan dudas razonables sobre la validez de su matrimonio. No es necesario que ambos estén de acuerdo. Lo más recomendable es dirigirse a su párroco para recibir de él la debida asesoría y acompañamiento.

Antonio Devia Mendez. Pbro.
Vicario Judicial
Presidente del Tribunal Eclesiástico

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*