Editorial

No puedo dejar pasar este mes sin un mensaje que nos lleve a seguir pensando en el MES MISIONERO EXTRAORDINARIO convocado por el Para Francisco.

Desde el año pasado venimos motivando a sacerdotes, religiosas, religiosos y laicos de nuestra querida iglesia particular del Espinal para que entremos en sintonía, de tal manera que en octubre de 2019 todas las comunidades estén en modo misión.

Estamos todos convocados con el lema: “Bautizados y enviados”, todos somos llamados a “Callejear la Fe hasta los confines más lejanos” de nuestra propia parroquia. Se trata de llegar a aquellas personas alejadas como lo pide el sistema Integral de Nueva Evangelización.
En esta ocasión ninguna parroquia debe dejar de hacer la misión. Se ha tenido tiempo suficiente y necesario para dar formación a los evangelizadores, para determinar sectores, para ubicar casas de encuentro, para preparar material necesario, para disponernos todos con la fuerza de la oración y para ejecutar las acciones necesarias a lo largo del mes de octubre.

“El Papa recuerda que la misión es un mandato del Señor y por tanto no es una tarea secundaria de la iglesia, sino una tarea ineludible” (Carta del Santo Padre al Cardenal Filoni Prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, año 2017). Esto nos recuerda el compromiso de todo buen cristiano, de Obispos, sacerdotes, de todo religioso o religiosa, de todo laico en la vida de la Iglesia: no podemos hacer el quite a la tarea de evangelizar; no podemos buscar excusas para evadir la misión, diciendo que no se puede; no perdamos la confianza en Dios todopoderoso, que con la fuerza de su Espíritu Divino está presente en todas nuestras acciones pastorales. De alguna manera vamos a hacer seguimiento a todas nuestras comunidades parroquiales en el mes de octubre para ver el avance de la Misión.

Mirando los objetivos de esta convocatoria, en la misma carta al Cardenal Filoni, el Papa menciona dos:

  1. “Despertar aún más la conciencia misionera de la missio ad gentes”. De modo que si algún sacerdote de nuestra diócesis quiere ir a la misión ad gentes, o un laico, en especial, aquí está el Obispo para apoyarle. Es importante seguir acompañando esta tarea con la oración permanente por los misioneros y por quienes reciben el mensaje de salvación. No dejemos de promover los grupos de Infancia y juventud misionera en todas las parroquias. No olvidemos la colecta en el mes de Octubre para apoyar la misión de la Iglesia Universal.
  2. “Retomar con un nuevo impulso la transformación misionera de la vida y de la pastoral”. El Papa Francisco nos invita a trabajar para que todos los fieles lleven en su corazón el anuncio del Evangelio y la conversión misionera y evangelizadora de las propias comunidades. Afortunadamente en casi todas las parroquias de nuestra diócesis del Espinal, se viene promoviendo, desde hace más de veinte años, la Nueva Evangelización a través del SINE. No hay sacerdote entre nosotros que desconozca este proceso evangelizador. Esperamos confiadamente que al terminar el Mes Misionero Extraordinario, quienes no han iniciado con las pequeñas comunidades, ahora se vean comprometidos en este caminar pastoral. Y quienes ya van avanzados en el proceso dejen en los sectores semillas de nuevas comunidades.
    También en Papa habla con esperanza cuando dice: “Espero que todas las comunidades procuren poner los medios necesarios para avanzar en el camino de una conversión pastoral y misionera, que no pueda dejar las cosas como están. Ya no nos sirve una ‘simple administración’. Constituyámonos en todas las regiones de la tierra en un estado permanente de misión”.
    Esto significa que un sacerdote no puede contentarse con celebrar la santa misa en el pueblo y en el campo y… pare de contar. Llevar al día la contabilidad y todo lo que se refiere a la dimensión administrativa de la parroquia y… no más… Es necesario e importante dar pasos significativos en la tarea pastoral y misionera. El sacerdote se debe apoyar en los laicos para la misión, los laicos se deben apoyar en sus sacerdotes para colaborar en la evangelización.
    Deseo a todos un mes de las misiones realmente fructífero y fecundo en nuestra vida diocesana. Pedimos la intercesión de La Siempre Virgen María, en su advocación de Nuestra Señora del Rosario y del Carmen de Apicalá, de su Castísimo esposo San José; de San Francisco Javier y Santa Teresita del Niño Jesús, Patronos de las misiones.
    De antemano, sinceros agradecimientos en nombre de nuestra Iglesia diocesana del Espinal, para todos los misioneros esparcidos por el sur del departamento. Bendiciones para todos y éxito en la misión. Uds. no van solos…

+Mons. Orlando Roa Barbosa
Obispo de la diócesis del Espinal

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*