Domingo, 10 de noviembre de 2019 32º del Tiempo Ordinario

LECTURA DEL SEGUNDO LIBRO DE LOS MACABEOS 7,1-2.9-14:

El testimonio de fe, amor y entrega de los siete hermanos con su madre, nos debe fortalecer nuestra vida espiritual, de tal forma, que seamos capaces como ellos, de dar la vida por Cristo, por el Evangelio, por la Iglesia y estar decididos a morir, antes que pecar, ofender a Dios, o negar nuestra fe católica.

En este texto nos presenta el testimonio de los primeros cuatro hermanos, cada uno cargado de un mensaje significativo, que edifica nuestro compromiso con Cristo y nuestra fe católica.

Ellos, ante el rey y sus secuaces, ofrecieron sus sufrimientos y la misma vida, “antes que quebrantar la ley de comer carne de cerdo, prohibida por la ley, preferimos morir, antes que quebrantar la ley de nuestros padres”, dijo el primero y lo mataron. El segundo dijo antes de morir: “El Rey del universo nos resucitará para una vida eterna”. Al tercero, antes de cortarle la lengua y las manos dijo: “Del Cielo las recibí y por sus leyes las desprecio; espero recobrarlas del mismo Dios”. El cuarto hermano antes de morir dijo: “Vale la pena morir a manos de los hombres, cuando se tiene la esperanza de que Dios mismo nos resucitará. Tú, en cambio, no resucitarás para la vida”.

Que el testimonio de estos hermanos, antes de morir de manos del rey, por no comer carne de cerdo, prohibida por la ley, nos fortalezca nuestra vida espiritual, para permanecer unido a Cristo y a la Iglesia, a pesar de las adversidades y dificultades de la vida.
SALMO 16,1.5-6.8.15:
El salmo 16 es una invitación a orar desde que despertamos, hasta que nos durmamos, donde sintamos que sólo en él podemos poner nuestra confianza, hasta el punto de poderle decir: “Guárdame como a las niñas de tus ojos, a la sombra de tus alas escóndeme. Yo con mi apelación vengo a tu presencia, y al despertar me saciaré de tu semblante”.

LECTURA DE LA SEGUNDA CARTA DEL APÓSTOL SAN PABLO A LOS TESALONICENSES 2,16–3,5:

El Apóstol Pablo, lleno de amor a Dios, invita para que todos pongamos la confianza en el Señor, porque sólo en él se recibe las fuerzas necesarias para vencer el mal y las gracias para hacer siempre el bien. Invita, además, a orar los unos por los otros, para que la palabra del Señor siga avanzando, Jesucristo sea glorificado, seamos libres de la gente perversa y malvada, y ante todo, para que seamos librados del maligno, el diablo.
Que contagiados de la fuerza del amor de Dios, podamos decir con el Apóstol: “Que el Señor dirija vuestros corazones hacia el amor de Dios y la paciencia en Cristo”.

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN LUCAS 20,27-38:

Con este Evangelio, meditado, reflexionado, aceptado y vivido en el corazón, se nos aclara todas las dudas que tengamos sobre la Resurrección, por ello la invitación es a que no pase de largo con esta reflexión dominical, sino que se detenga, ojala con tu familia, hasta aprehenderla, de tal manera, que nadie ni nada le quite la paz y la esperanza en la resurrección.
La pregunta a Jesús es clara. Maestro: “Si a uno se le muere su hermano, dejando mujer pero sin hijos, que tome la mujer de su hermano como esposa y de descendencia a su hermano. Pues bien, había siete hermanos; el primero se casó y murió sin hijos. El segundo y el tercero se casaron con ella, y así los siete, y murieron todos sin dejar hijos. Por último, también murió la mujer. Cuando llegue la resurrección, ¿de cuál de ellos será la mujer? Porque los siete la tuvieron como mujer”.

La respuesta de Jesús fue clara: “En este mundo los hombres se casan y las mujeres toman esposo, pero los que sean juzgados dignos de tomar parte en el mundo futuro y en la resurrección de entre los muertos no se casarán ni ellas serán dadas en matrimonio. Pues ya no pueden morir, ya que son como ángeles; y son hijos de Dios, porque son hijos de la resurrección”.
Que el Espíritu Santo nos dé el don de la Sabiduría y entendimiento para comprender que en la gloria de Dios será un eterno presente, donde se contempla el rostro radiante de Cristo Resucitado.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*