2 de febrero de 2020

Domingo 4º del Tiempo Ordinario

LECTURA DE LA PROFECÍA DE SOFONÍAS 2,3; 3,12-13:

El día en que el ser humano busque al Señor, su vida será distinta. Tendrá paz, le irá bien y será salvo. Por tal motivo vale la pena que acojamos los consejos del profeta Sofonías cuando nos dice: “Buscad al Señor los humildes de la tierra, los que practican su derecho, buscad la justicia, buscad la humildad”, indicando que un pueblo que busca refugio en el Señor, hará siempre el bien y no el mal.

SALMO 145,7.8-9A.9BC-10:

El salmista proclama que será “dichoso los pobres en el espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos”. Para el pueblo de Israel “pobre significa abandonado en el Señor”, que confía en el Señor y Él lo protege, da pan al hambriento, abre los ojos al ciego, guarda a los peregrinos y sustenta al huérfano y a la viuda. Seamos pobres para el Señor.

LECTURA DE LA PRIMERA CARTA DEL APÓSTOL SAN PABLO A LOS CORINTIOS 1,26-31:

El Apóstol Pablo nos invita a gloriarnos en el Señor, porque sólo él y únicamente él nos ha llamado, nos ha escogido sin mirar nuestras limitaciones y pecados, pues como dice Pablo: “Lo necio del mundo lo ha escogido Dios para humillar a los sabios, y lo débil del mundo lo ha escogido Dios para humillar lo poderoso”.

Esto nos debe llevar a dar gracias a Dios, a permanecer en su amor y glorificarlo con todo nuestro ser, ya que es el Señor el que nos ha dado su sabiduría, santificación y redención.

LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN MATEO 5,1-12A:

Al meditar en las Bienaventuranzas, pronunciadas por Jesús en el monte, nos debe llevar a ser mejores, a entregarnos al Señor, a servir a nuestra Iglesia y a nuestros hermanos, porque esta es la manera de poder entrar en el Reino de los Cielos, como nos lo dice Jesús: “Bienaventurados los pobres, los mansos, los que lloran, los misericordiosos, etc., porque de ellos es el Reino de los Cielos”. Además, indica que seremos Bienaventurados cuando nos insultan, nos persiguen y nos calumnian por su causa, afirmando que la recompensa será grande en el Reino de los Cielos, motivo de inmensa alegría para nosotros.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*