Comunicado de la Conferencia episcopal de Colombia

Desde hace ya varias semanas, los Obispos católicos de Colombia y numerosos fieles veníamos pidiendo en nuestras oraciones por la vida de Juan Sebastián Medina, la de su madre y la de su valiente padre. Con profunda tristeza y consternación nos enteramos hoy de la muerte del pequeño aún sin nacer, por cuenta del terrible mal del aborto. Además del dolor de saber que Juan Sebastián ya habia superado los siete meses de gestación y que gozaba de perfecta salud, hemos visto perplejos como las instituciones de este país no garantizaron los derechos del padre que, con persistencia y tenacidad, luchó por la vida de su hijo a través de los conductos pertinentes.

Nos unimos al sufrimiento de la familia de Juan Sebastián, especialmente al de sus padres. y al dolor que tantos hermanos sienten por este trágico hecho. Reafirmamos cuanto hemos expresado en nuestros recientes comunicados: Que la vida es sagrada. que el aborto es una injusticia que clama al cielo y una gravisima herida a la sociedad, que no es posible construir la paz implantando esta pena de muerte contra los más pequeños e indefensos.

Invitamos a todos aquellos que reconocen que se han rebasado los limites de toda lógica, a que se pronuncien públicamente a favor y en defensa de la vida de todos. especialmente la de los más pequeños y vulnerables. Pedimos a las autoridades que presten oído a este clamor por la vida. Convocamos a todo el pueblo católico a realizar jornadas de oración por las victimas del aborto y para que en Colombia se detenga todo atentado contra el derecho fundamental a la vida. Oremos también por quienes le han dedicado su existencia a proclamar y defender la vida

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*